Marcelo Tinelli y Chiqui TapiaTinelli y Tapia.

"De Chiqui Tapia a Tinelli, el fútbol bajo sospecha. Presiden la AFA y la Liga Profesional pero sus clubes protagonizan escándalos de violencia y desórdenes financieros. El rol de Diego Turnes, el ex vice de River con Passarella acusado de “administración fraudulenta”". Así inicia un medio su análisis sobre la situación del fútbol argentino.

 

"Este miércoles a la noche Racing y Boca atraparán la atención futbolera. Entonces nadie se preocupará de lo que ocurra en las oficinas de la AFA y a pocos les interesará recordar el escándalo del sábado en la cancha de Barracas Central, el club del Chiqui Tapia. Todo sigue pasando", afirma en Clarín el periodista Gonzalo Abascal en su columna. 

 

Según se detalla, es un nuevo bochorno (invasión del campo de juego, aprietes y agresiones en el final del partido ante Belgrano de Córdoba) que define la cruda realidad de nuestro fútbol "sólo disimulada por la crisis económica, social y sanitaria del país". 

 

Noticias relacionadas

Cuestionando la transparencia, el periodista destaca que "el presidente de Barracas Central es Matías Tapia, hijo del Chiqui, acaso motivo suficiente para dudar de la imparcialidad y la transparencia deportiva. Pero ni de lejos lo peor. Su vicepresidente y mano derecha es Diego Turnes, ex vicepresidente de River durante la gestión de Daniel Passarella, y con un juicio oral pendiente acusado de “administración fraudulenta” e “instigación, promoción o formación de grupos destinados a cometer delitos”".

 

Allí, se menciona a "Los Borrachos del tablón”, la barra brava de River a la que Passarella y Turnes (tal la investigación del fiscal Campagnoli) entregaron 1.500 entradas por partido para la reventa durante un año y medio. Además, Turnes está acusado de defraudar a River en una cifra millonaria con gastos fraguados en supuestos operativos de seguridad para los recitales en el Monumental. Dejó su cargo en 2013, acusado por la asamblea de socios y con una denuncia judicial que puede condenarlo hasta seis años de cárcel.

 

Pese a esos antecedentes, encontró cobijo junto a Chiqui Tapia, a quien conoce desde hace tiempo. Reapareció el sábado en los incidentes entre Barracas y Belgrano. Los dirigentes cordobeses lo habían visto por última vez el día que su equipo mandó al descenso a River y el árbitro Pezzotta fue apretado por los barras en una zona liberada del Monumental.

 

El presidente de la AFA no mostró preocupación por todo esto y dejó que volviera a actuar como dirigente. 

 

Chiqui Tapia es cuestionado por la Liga Profesional como "un invento urdido para quedarse con la caja de la televisión". La misma es liderada por Marcelo Tinelli, a su vez presidente de San Lorenzo, que lleva adelante una doble función "sospechosa", según el medio. Se cuestiona al torneo actual y su sorteo. Además, con el detalle de que San Lorenzo es el club con mayor cantidad de cheques rechazados en 2020 y no tuvo ninguna sanción. Desde febrero a septiembre emitió 217 cheques rechazados por un total de $ 237.654.667. Luego “levantó” 66, y el saldo negativo se redujo a $182.087.891.