Jack Ma, Alibaba, Foto Reuters	Jack Ma, creador de Alibaba. Foto: Reuters.

El 24 de octubre, Jack Ma, el genial magnate chino que emuló a emprendedores occidentales como Jeff Bezos, el cerebro detrás de Amazon, se pasó de la raya, según el régimen imperante en el Gobierno de China.

 

Lo que dijo Ma en la Cumbre Bund, una plataforma de comunicación financiera de alto nivel, abierta, pragmática e internacionalmente influyente, daño significativamente su imagen y su relación con el presidente chino, Xi Jinping.

 

El éxito de Alibaba y los crecientes rumores respecto del deseo de Jack Ma de irse, sin más vueltas, de China, lo han puesto definitivamente en peligro. En esa oportunidad Ma, de 56 años, hizo recomendaciones y contó varias experiencias de su increíble carrera.

 

Noticias relacionadas

Un ascenso sensacional que hizo de Alibaba una firma que fue de una startup gestionada por 17 amigos desde un modesto departamento de Hangzhou en 1999, a un gigante empresarial global de la tecnología que consiguió 71 mil 985 millones de dólares de ingresos en el año fiscal que finalizó el 31 de marzo de 2020.

 

“Soy un hombre semi retirado que comparte opiniones que pueden ser inmaduras, inexactas, o incluso risibles”, dijo Ma.

 

La audiencia se incomodó cuando Ma habló sobre la necesidad de reformar el sistema financiero del país. Una reprimenda en la que acusó a los reguladores chinos de frenar la innovación y criticó la ineficacia de la banca patria, que opera como “casa de empeños”.

 

Fueron certeros disparos que inflamaron los ánimos del presidente chino, cuyas represalias no tardaron en llegar. El pasado 2 de noviembre, Ma fue convocado por las autoridades para ser interrogado. Al día siguiente, la oferta pública de venta (OPV) del brazo de financiero de Alibaba, Ant Financial, que buscaba recaudar hasta 37 mil millones de dólares y convertirse en la mayor salida a bolsa de la historia reciente, fue cancelada.

 

A fines de diciembre, los reguladores forzaron una reestructuración de las operaciones de su matriz, Ant Group, para adherirse a las nuevas normas antimonopolio, borrando miles de millones de dólares a su valoración.

 

De acuerdo al Índice de Multimillonarios de Bloomberg, el patrimonio de Ma ha perdido más de 11 mil millones de dólares en los últimos tres meses desde los máximos de 61 mil millones alcanzados en octubre de 2020. La semana pasada fue reemplazado por otro directivo de Alibaba en el episodio final de un concurso televisado de talentos empresariales que él había dirigido. La foto de Ma se retiró de la galería de jueces y, no ha sido visto en público en dos meses.

 

Hasta no hace mucho, Ma solía considerarse como una figura intocable. Con el beneplácito del Partido Comunista Chino se encargó de proyectar una imagen moderna y vanguardista respaldando tanto el Made in China 2025 y China Standards 2035, los proyectos que pretenden reescribir las reglas del comercio y la tecnología en el gigante asiático.

 

Un gurú hecho a sí mismo que ni siquiera sabía cómo codificar y que sufrió continuos contratiempos. En 1999 fundó Alibaba con 60 mil dólares en el bolsillo en un momento en que el comercio electrónico era algo inaudito, 15 años más tarde, la compañía salió a bolsa el 19 de septiembre de 2014 en la New York Stock Exchange, donde recaudó más de 21 mil 767 millones de dólares.

 

El presidente de China no tolera desafíos. El fundador de Alibaba ha desconocido que para el líder chino, la lealtad está antes que nada.