Nancy Pelosi, REUTERSNancy Pelosi, líder de la Cámara de representantes de Estados Unidos, REUTERS. 

Nancy Pelosi se ha convertido en una gran noticia en las últimas horas para la democracia de los Estados Unidos. La líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, afirmó este domingo que está lista para lanzar un segundo proceso de juicio político contra el presidente Donald Trump, a menos que deje su puesto como presidente que desarrolla en la Casa Blanca en los próximos días.

 

La democracia en Estados Unidos está en uno de sus puntos más fragiles de la historia según los políticos americanos y la toma del Capitolio a manos de partidarios de Trump hizo que una revolución comenzara.

Partidarios de Trump ingresaron al Capitolio de Estados Unidos, REUTERSPartidarios de Trump ingresaron al Capitolio de Estados Unidos, REUTERS.

La Cámara de representantes deberá pronunciarse hoy y el martes sobre una resolución que pide al vicepresidente Mike Pence y al gabinete que destituyan a Trump de sus funciones invocando la 25a enmienda de la Constitución. “Luego, la legislación sobre el procedimiento de destitución será presentada” a los legisladores, escribió Pelosi en una carta a los parlamentarios.

 

Noticias relacionadas

“Para proteger nuestra Constitución y nuestra democracia, actuaremos con urgencia, porque este presidente representa una amenaza inminente para ambos”, añadió Pelosi, quien ha tenido una tensa relación con el mandatario durante su mandato.

 

Trump ya fue sometido a un juicio político en el Congreso acusado de presionar al gobierno de Ucrania a investigar a Joe Biden. Fue absuelto por el Senado, de mayoría republicana.

 

El juicio político podría comenzar, los demócratas deberían obtener apoyos en el Senado de sus rivales republicanos para que concluya con la salida del presidente del poder. 

Mike Pence, Nancy Pelosi, Congreso de Estados Unidos, Foto ReutersEl vicepresidente Mike Pence con Pelosi en la cámara de representantes, REUTERS.

La Enmienda 25 de la Constitución principalmente fue diseñada para aclarar el orden de sucesión presidencial. Las primeras tres secciones se ocupan de los casos en los que un presidente renuncia, muere o se enferma o se encuentra temporalmente incapacitado. La cuarta sección establece un proceso de varios pasos para que el vicepresidente y una mayoría de funcionarios a la cabeza de agencias del poder ejecutivo —quienes se conocen como el gabinete—declaren que el presidente está “imposibilitado de ejercer los derechos y deberes de su cargo”. Dicho proceso, al final, la aprobación por voto de dos terceras partes de ambas cámaras del Congreso.