Industria automotrIz, industria argentina, actividad industrial, NAIndustria automotriz en Argentina. Foto: NA.

El Gobierno comunicó a las terminales automotrices que este año recibirán la misma cantidad de divisas que en 2020 para importar vehículos terminados y comprar insumos, a pesar de que se espera un repunte en las ventas, lo que generó preocupación en el sector.

 

La decisión fue comunicada por funcionarios del Ministerio de de Producción en reuniones mantenidas con las automotrices para definir el volumen de dólares que tendrán en los próximos 12 meses para operar, trascendió de fuentes del mercado automotriz.

 

La decisión se suma a la circular del Banco Central que dispuso que los importadores de bienes suntuarios, incluidos autos de lujo, deberán obtener financiamiento propio antes de acceder al mercado oficial para cancelar los pagos.

 

Noticias relacionadas

La medida, que rige desde el 7 de enero último, dispone que a partir de los 365 días desde el despacho a plaza, recién podrán recurrir al mercado oficial de cambios.

 

Las terminales dejaron trascender su disconformidad con las decisiones oficiales, al sostener que provocarán una baja en la comercialización de autos importados, teniendo en cuenta que cerca del 70% de las ventas de los últimos años correspondieron a modelos traídos del exterior.

 

Sostienen que con los dólares que les asignaron no les será posible cumplir con las proyecciones de 400 mil unidades que estimaban vender este año, por encima de las 320 mil realizadas en el anterior.

 

Fuentes del Ministerio de Desarrollo Productivo fundamentaron la decisión en que se busca que el crecimiento del mercado se base en el incremento del número de vehículos nacionales y que se mantenga o reduzca la cantidad de importados.

 

Las fábricas sostienen que algunos clientes buscan determinados modelos y no van a comprar un auto nacional que no cumpla con las preferencias de lo que quieren comprar. Se estima que automotrices recibirán entre el 80% y el 90% de las divisas necesarias para cumplir con el objetivo de ventas proyectado.

 

La medida obligará a las empresas a replantear sus planes de importación, porque del cupo de dólares que recibirán, tienen que contemplar también las divisas que necesitan para la compra de piezas claves para producir.