Viajar en avión durante la pandemiaViajar en tiempos de Pandemia.

El pasado 28 de septiembre el vuelo 448 de Emirates Airlines partió de Dubai hacia Auckland con 86 pasajeros a bordo y una dotación completa de tripulantes. Días más tarde siete de esas personas dieron positivo de coronavirus.

 

Investigadores de Nueva Zelanda aprovecharon la oportunidad para estudiar los contagios en tránsito. Con información sobre los asientos de cada pasajero y análisis genéticos, el nuevo estudio determinó que parte de los contagios habrían ocurrido durante el vuelo, luego de que un pasajero iniciara una cadena de infección que se propagó a otros en el camino.

 

El análisis, dirigido por investigadores del Ministerio de Salud de Nueva Zelanda, encontró que siete pasajeros venían de cinco países, y estaban sentados con una distancia de cuatro filas entre sí durante las 18 horas que duró el vuelo. Dos reconocieron que no llevaban cubrebocas, y la aerolínea no requirió su uso en la sala antes de abordar. Tampoco exigió pruebas antes del vuelo, aunque en los días anteriores al abordaje cinco de los siete pasajeros que posteriormente dieron positivo sí se habían sometido a una prueba, y recibieron resultados negativos.

 

Noticias relacionadas

Se sospecha que una pareja de Suiza es la raíz de la pequeña cadena de transmisión. La pareja, explica el estudio, realizó el test de coronavirus el 24 de septiembre, tres días antes de partir de Zurich hacia Dubai. Esos resultados fueron negativos. Pero después de llegar a Nueva Zelanda, uno de los dos comenzó a desarrollar síntomas.

 

Dos de los contagiados reconocieron que no llevaban cubrebocas. Otros dos que se sacaron las máscaras para dormir y mientras estaban sentados, lo que implica que solo las usaban mientras caminaban a bordo.

 

Las versiones del coronavirus que los siete portaban eran prácticamente idénticas en términos genéticos, lo que sugiere sin duda que una persona de entre ellos inició el brote.

 

Los millones de pasajeros de las aerolíneas que viajaron por el mundo experimentaron de primera mano las inquietantes incertidumbres que conlleva volar durante una pandemia.

 

Aunque hay estudios que afirman que los sistemas de filtración a bordo de los aviones reducen el riesgo de infección entre los pasajeros aun cuando un vuelo incluye una o más personas infectadas, dos nuevos informes sugieren que los brotes a bordo son un riesgo.