Nancy Pelosi, REUTERSNancy Pelosi. Foto: Reuters.

Faltan pocos días para el traspaso de mando en los Estados Unidos, pero los demócratas siguen alborotados, como locos. No, no todos los demócratas. Nancy Pelosi no puede ni controlarse a sí misma (si es que alguna vez lo pudo hacer).

 

Es una de las mujeres más poderosas en los Estados Unidos, es verdad, y tiene un carácter como el de Donald Trump; también es verdad. No le gusta que la contradigan. Eso se ve en cualquier entrevista que le hagan.

 

Pero no puede aguantar. Quiere que a Trump le hagan un segundo juicio político ya, sería el segundo que le harían al presidente durante su mandato. Todo un hito histórico. ¡Pero si Donald se va!

 

Noticias relacionadas

Pero la señora Pelosi quiere que se actúe rápido, afirmó que se necesita una acción inmediata. Pero si ya se va.

 

¿Es necesidad o es miedo? Trump ¿sigue siendo políticamente poderoso? El trumpismo no está liquidado, aún.

 

¿Serán todos estos movimientos necesarios para evitar que regrese dentro de cuatro años como los más cercanos allegados afirman?

 

Lo que la señora Pelosi quiere es que la Cámara de Representantes apruebe una resolución para que se le pida a Mike Pence que en un plazo de 24 horas utilice la enmienda número 25.

 

Vamos a ver qué es lo que señala la 25ª enmienda. Esta enmienda tiene cuatro disposiciones.

 

La primera establece que el vicepresidente se hace cargo de las funciones del presidente si este muriera o fuera destituido.

 

La segunda señala que si se llegara a producir una vacante en la vicepresidencia, el presidente debe nombrar un reemplazo que debe ser confirmado por ambas Cámaras.

 

La tercera le permite al presidente delegar sus funciones en el vicepresidente de manera temporal.

 

Y la cuarta, y esta es la que interesa y que nunca fue aplicada; crea un mecanismo por el cual el vicepresidente y la mayoría de los miembros del gabinete pueden declarar que el presidente no es capaz de desempeñar sus funciones y obligaciones propias de su cargo, lo que puede llevar a que el mandatario sea sustituido por su número dos.

 

Pero para que se lleve a cabo el relevo se debe demostrar que el presidente está muy enfermo, o que tiene una incapacidad mental o si olvidara cosas o las confundiera. ¡Caramba en la 25ª Biden encaja perfectamente!

 

Se establece por lo tanto que si el vicepresidente y el gabinete creen que el primer mandatario no está capacitado, deben escribir una carta para que el Congreso sea notificado.

 

El presidente, por su parte, puede dirigirse al Congreso y objetarlo. Lo que se necesita es que los dos tercios de las cámaras lo apoyen y ahí, una vez alcanzado, se saca al presidente del cargo.

 

En estos momentos, para que esto se produzca, se necesita el apoyo del Senado, pero el jefe de la bancada republicana Mitch McConnell señaló que no devolverían ninguna moción antes del 19 de enero. Recién a partir del 20 de enero todo el poder estará en manos de los demócratas.

 

 

Mientras tanto, en los Estados Unidos hay otros problemas mucho más graves, se sigue investigando cómo se originó el asalto al Capitolio, si buscaban en ese asalto matar a Pelosi, capturar al vicepresidente Pence, las bombas encontradas frente a sedes del partido demócrata y del republicano. Hasta ahora lo que se sabe es que tuvo un grado importante de organización.

 

Y hay más.

 

Se está teniendo complicaciones con la libertad de expresión sobre todo en las redes. Todo muy Orwelliano.

 

Que Donald Trump nunca confió en las redes es algo que nunca ocultó. Y siempre estuvo en guerra con ellas. Pero que se llegue a censurar a un presidente o a cualquier otro ciudadano como está ocurriendo con muchas personas, a lo único que lleva a pensar es que las tecnológicas podrían cómplices de un plan que va contra todos y no solo en los Estados Unidos sino en todo el mundo.

 

Y aunque las compañías sean privadas no se puede ir contra la libertad de expresión. No solo no se debe sino que no se le puede tolerar que lo hagan. Y si no, que se lo digan a Parler que la sacaron de servicio porque todos se estaban pasando a ella.

 

Con respecto a este tema, Polonia ya está considerando aplicar muy fuertes sanciones económicas a las redes que censuren el derecho a la libre expresión. No se les permitirá ni bloquear contenidos ni cuentas. También hubo críticas de presidentes de algunos países.

 

Mientras tanto el aún primer mandatario Donald Trump ordenó colocar la bandera de la Casa Blanca a media asta en recuerdo de los muertos en el ataque al Capitolio y comenzará una gira de despedida. Empezará por Texas y verá como sigue la construcción del muro en la frontera.