Airbus A330-200 partió a Moscú el vuelo de Aerolíneas Argentinas que traerá segunda tanda de 300 mil vacunas Sputnik VAirbus A330-200 despegó camino a Moscú.

El vuelo de Aerolíneas Argentinas que traerá la segunda tanda de 300 mil vacunas Sputnik V partió este jueves por la noche hacia la ciudad rusa de Moscú y regresará al país el sábado antes del mediodía.

 

El Airbus A330-200 despegó 21:14 desde la Terminal de Cargas del Aeropuerto Internacional de Ezeiza "Ministro Pistarini" y aterrizará en la terminal moscovita "Sheremetyevo" este viernes a las 18:30 de ese país (12:30 de la Argentina).

 

"Despegó el segundo vuelo de @Aerolineas_AR a Rusia para traer al país otras 300.000 dosis de la vacuna Sputnik V. Buen vuelo a toda la tripulación, los esperamos el sábado", escribió en su cuenta de Twitter el presidente de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani.

 

Noticias relacionadas

El arribo a Buenos Aires está previsto para el sábado antes del mediodía, luego de unas 18 horas de viaje desde Moscú, según se informó de manera oficial.

 

Ceriani había explicado el martes pasado que "el vuelo, que está previsto que arribe al país el sábado al mediodía, tendrá una duración de 40 horas aproximadamente".

 

"Estará integrado por un total 20 personas para poder desarrollar la operación sin paradas técnicas", había destacado el presidente de Aerolíneas Argentinas.

 

A la vez, Ceriani había recordado el rol que tuvo la compañía estatal en la lucha contra la pandemia de coronavirus.

 

"Comenzamos 2020 con los vuelos de repatriación, continuamos con los traslados de material sanitario desde China y en el comienzo de 2021 nos toca ir a buscar las vacunas. Nunca hubiéramos deseado realizar estas tareas y esperemos que sean las últimas en el marco de esta pandemia", había señalado.

 

El primer vuelo para traer vacunas Sputnik V había arribado el pasado 24 de diciembre, con una primera tanda de 300 mil dosis: los trabajadores de la Salud fueron los primeros en comenzar a ser inmunizados.

 

Las 18 horas de vuelo en la ida y las 16 en la vuelta representaron el tramo más largo sin escalas realizado en la historia de la empresa, ya que hasta antes del primer viaje a Moscú para ir a buscar la primera tanda de vacunas, los vuelos de mayor duración habían sido los de 14 horas directo a Sydney, algo menos de 14 horas a Roma, 13 horas a Auckland (Nueva Zelanda) y 13 horas a Madrid.

 

El arribo a la capital rusa tiene esa duración debido a los vientos y la rotación de la Tierra, una travesía que nunca habían realizado los pilotos de Aerolíneas Argentinas.

 

Con la llegada de la segunda tanda, se completará el esquema de vacunación de ese grupo, mientras se espera para febrero una partida de dosis que ampliarán el rango de alcanzados.