YPF - AumentosEstación de servicio de YPF

La petrolera YPF anunció una suba del 3,5% promedio en los precios de sus combustibles, por un ajuste impositivo, lo cual promete meter más presión sobre el costo de vida, que se aceleró al 4% en diciembre.

 

"A partir de las 0 horas del sábado 16 de enero, YPF subirá en 3,5% promedio los precios de sus combustibles. Este ajuste incluye el aumento del componente impositivo (ILC y IDC) del 7,7%, que entró en vigencia a partir del 15 de enero", indicó la compañía.

 

Se trata del segundo incremento que realiza la empresa tras el alza de 2,9% aplicada hace 10 días, para trasladar a los surtidores los incrementos en los precios de los biocombustibles.

 

Noticias relacionadas

Fuentes del mercado estimaron que la suba de impuesto explica un alza de alrededor del 2%, y señalaron que el resto del ajuste obedece a la necesidad de la petrolera de recuperar rentabilidad tras las fuertes pérdidas sufridas el año pasado.

 

La suba diaria que muestra el dólar también afecta los costos de las petroleras, que este fin de semana se sumarían a los ajustes anunciados por YPF.

 

El alza del valor del barril de crudo también viene impactando sobre la ecuación de costos de las compañías del sector.

 

En los primeros 15 días del año los combustibles ya se incrementaron 6,5%.

 

Y en los últimos seis meses los valores aumentaron en siete oportunidades.

 

Para la Ciudad de Buenos Aires (CABA) la suba ya roza el 38%.

 

El Gobierno decidió que los biocombustibles suban 59,3% para el biodiésel y 33% para el bioetanol de caña de azúcar.

 

Hasta mayo, además, se esperan más aumentos mensuales en los precios de los biocombustibles, aunque serán de menores magnitudes (de entre 2 y 12%).

 

El CEO de YPF, Sergio Affronti, ya había adelantado hace unos meses que uno de los objetivos de la petrolera es alcanzar un precio promedio de combustibles que le permita revertir en parte las millonarias pérdidas del 2020.

 

La mayor parte se debió a la fuerte baja del consumo de nafta y gasoil, que todavía sigue más del 20% debajo de los niveles prepandemia.