Video: Preocupante cantidad de basura plástica en el río Iskar en Bulgaria cerca de una represa hidroeléctricaRío Iskar, Bulgaria.

En el video se deja ver como una gran extensión de residuos plásticos se aglomeran en el río Iskar en Bulgaria. La mayor parte de esta capa de basura de 40 centímetros de profundidad fue arrastrada desde la capital de Sofía, a unos 40 kilómetros de distancia.

 

Las autoridades parecen no percatarse de estos residuos que flotan cerca de esta presa hidroeléctrica. Estas deben limpiar la basura que se pueda acumular en los ríos, ya que supone un riesgo de inundación cuando hay lluvias torrenciales, como lo ocurrido en los últimos días.

 

La ciudad de Svoge, ubicada a solo unos kilómetros del lugar, atribuye el fenómeno a la gente que utiliza el río como vertedero. Propios empleados muncipales fueron sorprendidos tirando contenedores de basura en la orilla del río el verano pasado. De acuerdo con el Ayuntamiento, la ciudad no es responsable ni tiene los recursos para limpiar el río.

 

Noticias relacionadas

"No podemos enviar a un policía cada vez que alguien sale a hacer un picnic o cuando hay una obra de construcción y lo tiran todo al río", dice el vicealcalde de Svogue, Iliya Bogdanov. Pero al replicarle sobre las actuaciones de los trabajadores públicos, denunciadas por los habitantes, Bogdanov asegura que "no se ha tirado nada al río. La basura se dejó allí temporalmente hasta que un camión pudiera recogerla".

 

Deshacerse de la isla flotante de basura es muy difícil. La geografía de la región hace imposible recoger los residuos con un bote o un camión. La única manera es usar el sistema de eliminación de la propia presa.

 

"La única forma sensata de limpiar esta basura es hacerlo poco a poco. Estamos bajando los niveles de agua y juntando pequeños trozos de basura para eliminarla. Parte de la basura pasará, pero será recogida por el sistema de limpieza de la siguiente presa río abajo. Hay cinco presas en total", explicó un trabajador de la hidroeléctrica de la ciudad.

 

La extensión de la basura es actualmente del tamaño de un campo de fútbol. Existe el peligro de que el descenso de las temperaturas provoque la congelación del agua. El vertedero flotante podría entonces quedarse allí por un largo tiempo.