Nicolás Maduro, prtesidente de Venezuela, ReutersNicolás Maduro, REUTERS.

La justicia de Suiza identificó cuentas bancarias que contienen más de 10 mil millones de dólares que sospechan provienen de fondos públicos malversados en Venezuela.

 

Los fiscales en Zúrich se enteraron de que personas cercanas al régimen de Nicolás Maduro tienen fondos en cientos de cuentas en alrededor de 30 bancos, según el informe.

 

En febrero de 2020, un Tribunal Federal suizo ordenó la liberación de documentos bancarios vinculados a un desfalco a la petrolera PDVSA por 4.500 millones de dólares. La decisión afectó a los hermanos Luis Oberto e Ignacio Obertoy y a otros dos empresarios venezolanos sospechados de haber sido sus cómplices: Alejandro Betancourt, que vive en España, y su primo Francisco Convit, que reside en Venezuela. 

 

Noticias relacionadas

La hipótesis de la investigación es que los empresarios sobornaron a los dirigentes de la petrolera para montar el conveniente “esquema de negocios” entre 2012 y 2014. La mayor parte de los dividendos eran transferidos a los bancos Compagnie Bancaire Helvetique y EFG Bank AG, y el resto se repartía entre otras entidades financieras en Suiza, siempre a cuentas vinculadas con los hermanos Oberto.

 

“La operación, ejecutada gracias a actos de corrupción, habría permitido la malversación de más de USD 4.500 millones, lavados principalmente a través de cuentas abiertas en Suiza”, sostuvo el máximo tribunal de Justicia suizo al rechazar los planteos de los abogados de los acusados, que pretendían mantener en secreto sus operaciones.

 

El reporte indica que Suiza también tiene vínculos indirectos con el oro ilegal. Para fundamentar su aseveración, hizo referencia a dos eventos: el primero tuvo lugar en mayo de 2019, cuando autoridades británicas interceptaron un avión privado que había salido desde el país caribeño y había hecho escala en las Islas Caimán. Aseguraron que el cargamento, de 104 kilos de oro ilegal y con un valor de aproximadamente 5 millones de marcos suizos (USD 5,1 millones), hubiera sido comprado por un ciudadano suizo.