Gomería de González Catán donde mataron a un hombreGomería donde asesinaron a su dueño en González Catán, Foto: Google maps.

Jorge Benítez Bergara era el dueño de un lubricentro y gomería y fue asesinado de un balazo en el abdomen al ser atacado por tres hombres en la localidad bonaerense de González Catán el viernes pasado. La policía investiga si se trató de un robo o de un ajuste de cuentas. El hecho quedó registrado por las cámaras de seguridad de comercio.

Noticias relacionadas

 

El crimen ocurrió cerca de las 20, cuando tres hombres con guantes, gorros, camperas deportivas y barbijos ingresaron en el comercio ubicado en la Ruta Nacional 3 al 15.500. El local era atendido por su dueño.

 

Los sospechosos sacaron sus pistolas y obligaron a la clientela y a los empleados a tirarse en el piso mientras le dijeron a Vergara: “¡Te vendieron, paraguayo, te vendieron, danos la guita!”. En ese momento comenzaron a revisar el comercio. Forcejaron con la víctima y de un momento a otro, uno de los hombres le disparó: Vergara cayó en el acto, malherido de un tiro en el abdomen.

 

Afuera los esperaba un cómplice a bordo de un Fiat Way color negro, listo para escapar. Se subieron y huyeron a toda velocidad. Los testigos de inmediato dieron aviso al 911 y Vergara fue trasladado de urgencia al Hospital Simplemente Evita de González Catán. Allí la víctima fue intervenida quirúrgicamente luego de ser reanimada por sufrir un paro cardiorrespiratorio, pero finalmente murió a causa de la gravedad de las heridas.

 

El caso quedó a cargo del fiscal Federico Medone, titular de la UFI Temática Homicidios de La Matanza, quien por estas horas investiga si se trató de un robo o de un ajuste de cuentas. Por el momento, calificó el crimen como homicidio agravado en criminis causa, es decir, matar para ocultar otro delito, en concurso real con el robo calificado. El fiscal Medone intenta identificar a los sospechosos analizando las filmaciones al momento del crimen mientras ordenó una serie de medidas para determinar lo ocurrido.

 

“No se robaron dinero, ni celulares, ni nada. Es al menos extraño”, dijo una fuente de la investigación que está desarrollando la hipótesis del asesinato.