Google amenaza con bloquear el motor de busqueda en Australia

Google y Australia.

El Gobierno australiano trabaja en un "código de conducta vinculante" que supuestamente regirá las relaciones entre los medios de comunicación y los gigantes que dominan internet, entre los que destacan Google y Facebook, que captan buena parte de los ingresos publicitarios. 

Noticias relacionadas

 

Este proyecto, uno de los más restrictivos del mundo, prevé sanciones de millones de dólares en caso de infracción y se dirige al "hilo de actualidad" de Facebook y a las búsquedas en Google. 

 

Pero la directora general de Google Australia, Mel Silva, declaró este viernes delante de una comisión del Senado que "Si esta versión del código se convierte en ley, no nos dejaría otra opción más que suspender Google Search en Australia", declaró Silva, que también insistió en que el gigante informático quería apoyar a los medios de comunicación y sugirió modificar el borrador del código que debe entrar en vigor este año, "Hay un camino claro hacia un código justo y con el que podemos trabajar, con simplemente unas pequeñas enmiendas". 

 

El primer ministro australiano, Scott Morrison respondió: "Australia es la que establece las reglas de lo que se puede hacer en nuestro territorio. Es nuestro Parlamento el que decide", soltó. "Las personas que estén dispuestas a trabajar dentro de este marco en Australia son bienvenidas. Pero no cedemos a las amenazas".  

 

La iniciativa australiana se está siguiendo muy cerca en todo el mundo en un momento en el que los medios sufren en una economía digital donde Facebook, Google y otras grandes empresas tecnológicas captan cada vez más ingresos por publicidad.  

 

La crisis de los medios se ha agravado con el colapso económico provocado por el coronavirus. En Australia decenas de periódicos han cerrado y cientos de periodistas se han quedado sin empleo. 

 

El borrador del código prevé que Google y Facebook remuneren a los medios australianos, ya sea el grupo público ABC o los periódicos del grupo News Corp de Rupert Murdoch, por usar su contenido. 

 

El Gobierno apunta solo a Facebook y Google, pero no a otras plataformas muy populares como Instagram o YouTube.