Ataque de grupo comando en SaladilloViolento asalto comando en Saladillo.

Un grupo comando sembró el terror y sorprendió violentamente a una familia en una estancia ubicada en la localidad de Saladillo, provincia de Buenos Aires. El hecho se produjo el sábado por la noche y robaron elementos de valor, como computadoras y celulares, y un auto. En la fuga hubo un tiroteo entre los delincuentes con una de las personas que estaba en la estancia y luego con la policía. Lograron escapar.

 

Al menos cinco hombres fuertemente armados entraron por la fuerza a la estancia, a unos 18 kilómetros de Saladillo, por la ruta 91. Ocurrió el sábado cerca de las 22 y, según la denuncia, la entrada de los delincuentes fue marcadamente violenta: tomaron de rehén a uno de los integrantes de la familia y lo golpearon fuertemente.

 

Una de las personas que se encontraba en la estancia se habría tiroteado con los delincuentes y herido a uno de ellos, mientras abandonaban la vivienda. "Se pudrió todo, rajemos", gritaron al notar que no iban a poder continuar con el robo.

 

Noticias relacionadas

El casco de la estancia cuenta con varias casas y la casona principal. Los ladrones, tras tomar de rehenes a uno de los propietarios y a su familia en una de las casas, se dirigieron a la mansión, pero no pudieron ingresar. Ya en ese momento el cruce de disparos había tornado de terror toda la escena. "Aún están todos en shock", informaron desde el entorno de la familia.

 

El grupo comando escapó con un auto Honda Accord de la familia. LSe sospecha que pudo haber actuado un entregador y que los delincuentes tenían información previa sobre algún otro tipo de valor que podría haber en la casona.

 

La policía de Roque Pérez armó un retén en la ruta 30, donde se produjo otro tiroteo. Fuentes de la investigación informaron que los ladrones lograron huir al pasar por la mano contraria a muy alta velocidad.

 

En el kilómetro 127, cerca de la ciudad de Lobos, los oficiales encontraron el Honda Accord al costado del camino, entre unos pastizales. La Policía sospecha que los delincuentes pudieron haber escapado a pie a través del campo.

 

En del vehículo se encontró un arma de fuego, proyectiles, una computadora notebook, entre otros elementos. En el asiento trasero quedaron enormes manchas de sangre, por lo que se presume que uno de los delincuentes podría haber sido herido.