Lionel Messi, Barcelona, Fútbol Español, Reuters.Lionel Messi. Foto: Reuters.

El Fútbol Club Barcelona se encuentra en una delicada situación financiera. En las últimas horas se dio a conocer que el conjunto culé tiene una deuda total de 1.173 millones de euros y un aviso de la auditoría respecto a que la viabilidad del club podría estar en riesgo. "Hechos futuros podrían ser la causa de que el Grupo (el club) dejase de ser una empresa en funcionamiento", alerta el informe de la auditoría, avisando de la necesidad urgente de corregir esta situación.

 

De la deuda total, 730 son a corto plazo (225 más que un año antes), con una deuda neta de 488 millones y especificándose que al acabar esta temporada, en junio de 2021, el Barcelona tiene la obligación de pagar 266 millones a entidades financieras, una cifra que amenaza su liquidez y le ha llevado a solicitar una demora en los pagos.

 

Lo que debe a corto plazo se desglosa en 265 millones en deudas con entidades de crédito, 2.5 millones en obligaciones y otros valores negociables, 164 millones en deudas con personal deportivo y 298 millones en otros conceptos no especificados.

 

Noticias relacionadas

El Barça mantiene una deuda de 196 millones de euros con otros clubes (126 a corto plazo), destacando los casi 70 millones que aún se deben al Liverpool por Coutinho, los casi 21 al Gremio por Arthur (ya en la Juventus) o los 19 que se adeudan al Girondins por el fichaje de Malcom, que ya fue traspasado al Zenit. También se mantiene una deuda superior a los 2.4 millones con el Eibar por la recompra de Marc Cucurella (que ya fue traspasado al Getafe) o de 240 mil euros al Villarreal por Denis Suárez, quien ya fue vendido al Celta.

 

Por si fuera poco, de cara a esta temporada el Barcelona tenía previstos unos ingresos de 55 millones de euros calculando que pudiera abrir el Camp Nou a los aficionados a partir del mes de febrero, con un 25 por ciento de su aforo y que llegaría a la mitad del total en el mes de mayo, una previsión que, a la vista de la actual situación de la pandemia se estima casi imposible de cumplir y que, por tanto, afectará negativamente al presupuesto de la temporada.

 

La situación es realmente adversa. Con semejantes compromisos económicos por delante y un balance en rojo, la renovación de Lionel Messi es lo que más preocupación genera. El argentino acaba su contrato en junio de este año y aún no se ha sentado a negociar, aunque lo hará cuando se celebren las elecciones cuya fecha está programada para los primeros días de marzo. El rosarino ya ha dejado en claro que lo económico no es prioridad en su decisión sino que lo deportivo es lo que le interesa.