Fin del mundoLas personas se fueron a vivir a una población rural de Colombia para el momento.

Un grupo de humanos están a la espera de que este jueves 28 de enero ocurra el fin del mundo, 25 personas se encuentran encerradas en una vivienda de una población rural del norte de Colombia, lideradas por un pastor religioso. Aseguran que este 28 de enero se producirá la segunda llegada de Jesucristo.

 

Las 25 personas pertenecen a tres familias residentes en la ciudad colombiana de Barranquilla y que hace dos semanas viajaron 50 kilómetros para esperar "el juicio final" en Isabel López, una población situada en departamento caribeño del Atlántico.

 

El pastor Gabriel Alberto Ferrer Ruíz, quien encabeza el grupo de feligreses, hasta el pasado mes de diciembre trabajaba como profesor en la Universidad del Atlántico, cargo al que renunció. En su carta de dimisión el docente dice que lo hizo irrevocablemente "por una orden directa que me dio el Señor Todopoderoso".

 

Noticias relacionadas

"Ya está a punto de manifestarse el poder de la resurrección de Cristo en los que murieron creyendo en Él, y se manifestará la vida eterna, la victoria sobre la muerte que ha aquejado al hombre durante estos seis mil años en que ha estado sobre esta Tierra, sobre la cual pesa la maldición del pecado", expresó Ferrer en su carta de dimisión como profesor de lingüística.

 

Siguiendo las indicaciones que les dio, los demás fieles renunciaron a sus trabajos y vendieron todas sus pertenencias porque "ya no van a necesitar esos bienes materiales". Hace varios días los vecinos de Isabel López alertaron a las autoridades sobre las tres familias que llegaron a finales del mes de diciembre y estaban viviendo en la casa, donde colocaron un letrero con la cuenta regresiva de los días que hacían falta para "la segunda llegada de Cristo".

 

Las autoridades de la Policía y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) se presentaron en el lugar ante la posibilidad de que se estuvieran vulnerando los derechos de los menores que forman parte de las tres familias. Al respecto, el comandante de la Policía Atlántico, coronel Hugo Molano, manifestó a los medios de comunicación que la Policía de Infancia y Adolescencia visitó el sitio ante la denuncia de la comunidad de que a los niños los estaban sometiendo a ayuno.