La Casa de Dios - Primera casa de Maradona en La PaternalLa Casa de D10S - Primera casa de Maradona en La Paternal

Por Matías Greisert

Tw: @Matías Greisert

Por el año 1978, Argentinos Juniors le entregó a Diego Maradona su primera casa propia, ubicada en Lascano 2257, para que el juvenil talento pudiera estar más cerca del estadio del Bicho.

 

Muchos años después, Alberto Pérez compró la vivienda luego de mucho tiempo de intentarlo y la convirtió en un museo del Diez, que se volvió cita obligada para todo maradoniano.

 La Casa de Dios - Primera casa de Maradona en La Paternal - Primer contrato de Diego

Noticias relacionadas

“La idea de comprar la casa surgió desde la llegada de Diego a Argentinos y se profundizó con su evolución. Siempre me gustó la historia y sobre todo, enfocada en La Paternal. Tuve la suerte de estar en el club desde el momento en el que Diego vino y hasta fui parte de la firma de su primer contrato profesional, cuya copia está en el museo”, cuenta el abogado y profesor universitario de la Facultad de Derecho de la UBA.

 

Sin embargo, el plan de compra no fue sencillo: “Primero, compré la esquina de Gavilán y Jonte, en la que hoy en día está el monumento de Diego, con la idea de poder representar la historia. Después, aposté a la compra de la casa. La dueña la tenía alquilada a una fábrica de carteras, que se fue en el año 2008. Había ido a consultar varias veces para comprarla pero se negaba y sólo quería alquilarla. Sin embargo, un día pasé por la puerta, ví que no estaba el cartel de alquiler y la mujer estaba barriendo la vereda. Me acerqué, la saludé y le dije que estaba buscando un terreno por la zona, siempre le fui con esa historia. En ese momento le dije que me la vendiera y me di cuenta que quizá tenía algún tema legal. Le aclaré que era abogado y que podía resolver el conflicto. Ahí me junté con el abogado de ella, que había sido alumno mío en la facultad, y me dijo que había un tema de hipoteca impaga. Ahí me hice cargo de la deuda, arreglamos el precio con la mujer y llegamos a un acuerdo. La escritura se firmó en la casa y lo anecdótico es que, en ese momento, el marido de la mujer me llevó al entrepiso y me comentó que en esa habitación había dormido Diego”.

 La Casa de Dios - Primera casa de Maradona en La Paternal

Autodenominado como un coleccionista de Diego, recuerda anécdotas de largos paseos por diferentes partes de la Ciudad para encontrar algo relacionado al Pibe de Oro. Y también en vacaciones, para sorpresa de su familia: “La última vez que viajé fue a Chile y fui a buscar los diarios de la época en la biblioteca chilena para tener los recortes de la vez que Diego jugó con Argentinos contra Colo Colo. Muchas veces me preguntaban para qué lo quería y la gente me decía que me lo regalaba cuando les decía que era para el Museo”.

 

La casa está llena de recuerdos pero, como asegura Alberto, “lo que más atrapa al público es el lugar porque se siente una fuerza tremenda”. Sin embargo, al consultar sobre el objeto más preciado, el autor del libro “Cebollita Maradona”, junto a Francis Cornejo, descubridor de Maradona, aseguró: “Tenemos cinco mil artículos de Diego: desde el souvenir de casamiento o del cumpleaños de Dalma hasta una  camiseta original de cuando Diego salió campeón con el Napoli. Pero si tengo que mencionar algo, es un cuadro en el que estaba Diego que compré por internet a un señor de Lincoln. Cuando lo vi, noté que decía Juventus 1-Napoli 3 y estaba firmado. Pasó el tiempo hasta que un día me llama Fernando Signorini para pedirme un ejemplar del libro, que no podía conseguirlo, porque quería regalárselo a Fidel Castro. En la reunión, le comenté acerca del cuadro ya que él es oriundo de Lincoln. ‘Ese cuadro es mío y me hace muy feliz que lo tengas vos porque se lo regaló un pintor a Diego cuando el Napoli le ganó a la Juventus en Turin y Diego me lo regaló a mí. Yo lo dejé en la peña de Boca y, por un problema interno, lo terminaron vendiendo. Y lo compraste vos’, me respondió. Con la repercusión de la casa en el mundo, apareció el pintor del cuadro, que estaba emocionadísimo y nos mandó todas las fotos de cuando le regaló el cuadro a Diego. Es una historia que me emociona siempre que la cuento”.

 La Casa de Dios - Primera casa de Maradona en La Paternal

Y otro recuerdo también tiene una historia que refleja la importancia de la casa para el pueblo maradoniano: “Después tengo otro elemento que conseguí hace menos tiempo pero con una historia muy interesante también. Diego debutó en Argentinos en octubre del 1976 y en enero del 1977 fue a hacer su primera pretemporada con el plantel a Tandil, en una delegación que tuve la suerte de participar. Cuando nos volvemos del viaje, el preparador físico Carlos Kenny me dice que dejemos un banderín por la buena atención que nos habían brindado. Entonces todo el plantel firmó el banderín, incluido Diego. El año pasado, me llama un cartonero de Tandil y me dice que había encontrado un banderín en la basura que tenía la firma de Diego. Lo que menos pensé que podía ser ese banderín. Entonces le pregunté cómo era la firma de Diego y me responde que había firmado ‘Maradona’. Ahí me di cuenta que era el original porque Diego cuando empezó firmaba con toda la palabra. Además, luego de ver que estaba mi firma, comprobé que era el banderín. Llegamos a un acuerdo económico y se lo compré. Lo habían tirado en un container y cuando lo ví no lo podía creer. Terminó en la casa y hoy está ahí: ese banderín sintetizaba toda mi vida, fue una emoción muy grande”.

 

Decenas de personas pasan por La Casa de D10S pero, tal como lamenta el también autor del libro “De Paternal vengo: un club, un barrio y un ídolo”, sino hubiera pandemia “tendría entre 100 y 150 por día”.

 La Casa de Dios - Primera casa de Maradona en La Paternal

Pero si de visitas hablamos, Pérez recuerda con mucho orgullo la grabación de la serie que se emitirá por Amazon, ya que se trata del único lugar “original, original” que se va a ver en los esperados capítulos.

 

También hay una historia que mezcla a Diego, Messi y un reto de su hijo César, el otro responsable de llevar adelante el museo del más grande: “Vinieron a hacer un documental de la televisión pública islandesa, en la que estuvieron más de 6 horas en la casa. Y el locutor hablaba en español. Cuando se iban, me dijo que si iba a Islandia o a Barcelona, hablara con él porque me quería retribuir la atención que le dimos. Allí le consulto si era locutor profesional. Se da vuelta y me dice que no, que era jugador de fútbol. ‘¿Donde jugaste?’, le pregunté atónito. ‘Cuando Messi debutó en el Barcelona, yo jugué con él’. Era Eidur Gudjohnsen, que también jugó en el Celtic y el Chelsea, entre otros, y mi hijo no podía creer que no lo hubiera reconocido. Le pedí mil disculpas y le pregunté: ‘¿Messi o Maradona?’ Y su respuesta fue contundente: ‘Obvio, el Diego’”.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de La Casa de D10S (@lacasaded10s)

Para cerrar una extensa y rica charla, futbolera y maradoniana al máximo, Alberto Pérez expresó lo que fue el Diez para un barrio, para el club y para el mundo: “Maradona es para la Paternal lo mismo que fue para el Napoli. Diego nos niveló con los grandes del futbol argentino. Crecimos con Diego y fue la alegría de disfrutarlo en un momento tan oscuro como fue la dictadura militar. Era esa libertad de ser felices por 90 minutos y eso no tiene ningún parangon. Fue el hombre de los humildes porque siempre estuvo con los más débiles. Diego es un fenómeno que no se puede explicar, tenía un magnetismo especial. Fue contradictorio, seguro, porque es un ser humano. Fue Dios en el sentido de lo omnipotente de todo lo que hizo pero siempre tuvo su coherencia. Todo lo que ganó, lo ganó en la cancha. Un personaje que realmente cuesta creer que se haya muerto. Me siento afortunado de estar cerca de la casa porque me permite recordarlo como si estuviera viviendo en la época que jugaba”.