Horacio Rodríguez Larreta y Soledad AcuñaHoracio Rodríguez Larreta y Soledad Acuña

La vuelta a las aulas se lleva a cabo en medio de disputas políticas y gremiales que dejan a los chicos en el medio.

 

Tras el aval de la Casa Rosada, se volverá a clases de manera mixta, al menos hasta los primeros fríos del año, cuando se vislumbra un rebrote del virus como sucedió en Europa.

 

La postura de la Casa Rosada con respecto a las clases contrasta con lo que hasta hace muy poco sugerían sindicalistas aliados, como Roberto Baradel, que condicionó el regreso a que todos los docentes estén vacunados.

 

Noticias relacionadas

Otra pata sindical aparece en la Ciudad: Carlos Luis "Chapa" Elías es un gremialista que milita en el peronismo porteño y su área de influencia es Lugano. Es opositor a Amadeo Genta en el Sindicato Único de Trabajadores de la Ciudad de Buenos Aires (Sutecba), el gremio municipal que multiplicó afiliados y poder de la mano del macrismo.

 

Elías fue quien puso el nombre y el rostro del amparo que judicializó la vuelta a las clases, que cayó en manos del juez Roberto Gallardo, a quien Horacio Rodríguez Larreta recusó "por manifiesta falta de imparcialidad". Será ahora Paola Cabezas Cescato, la que defina sobre la viabilidad de los protocolos sanitarios para el 17 del mes actual, cuando está previsto el inicio del ciclo lectivo en la ciudad.