Aulas vacías por coronavirusAulas vacias.

A pocos días del inicio de clases en la Ciudad de Buenos Aires, el gremio de docentes porteños Ademys convocó a un paro de 72 horas para el miércoles, jueves y viernes próximos.

 

Desde el gremio advierten que no están dadas las “condiciones sanitarias, ni de infraestructura ni salariales” y peligra el regreso a las aulas.

 

El anuncio lo hicieron horas después de que el el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta presentara el protocolo definitivo para la vuelta a la presencialidad, que será de forma escalonada.

 

Noticias relacionadas

“Empujan una vuelta a clases presenciales mientras todos los indicadores muestran que el nivel de contagios está por encima de lo recomendado para dicha apertura, siendo un contexto de muchísimo riesgo, que -como ocurriera en otros países- se prevé generará un incremento de contagios y muertes evitables”, detallaron en un comunicado.

 

“En todos estos meses el gobierno no ha realizado las obras de readecuación de los establecimientos educativos, las aulas no ventilan al exterior ni tienen el tamaño adecuado. No están en condiciones los baños, no se ha realizado la limpieza de los edificios, en muchos de los cuales hay hasta excremento de ratas y ratas muertas, por poner solo algunos ejemplos”, sostuvo la organización en el texto.

El anuncio se da horas después de que Larreta comunicara el protocolo definitivo que regirá desde el 17 de febrero. “Los chicos tienen que volver a las aulas, la virtualidad no es lo mismo, la pantalla no es lo mismo. Que puedan estar en contacto es irreproducible, además la cantidad de chicos que no alcanzaron el contenido establecido fue el doble que los años anteriores”, señaló el mandatario durante su presentación.

 

Las autoridades de la Ciudad se mostraron rígidas en la postura de retomar el ciclo desde fines del año pasado e incluso hace pocos días, ante los cuestionamientos de los gremios, aseguraron que descontarían los días a quienes no se presentaran en los lugares de trabajo. Según sostuvo la ministra de Educación Soledad Acuña, los docentes “tienen derecho a hacer manifestaciones” en contra de las medidas del Ejecutivo, pero si no quieren ser sancionados, deben pronunciarse “de otra manera”, sin afectar la vuelta a las escuelas.