El submarino British Independent Overseas Territory (BIOT)El submarino British Independent Overseas Territory (BIOT),

Hace días se desató una gran polémica por la presencia de un submarino estadounidense con apoyo británico en el Atlántico Sur. Jorge Faurie se refirió a la situación que despertó "gran preocupación" en el Gobierno y la adjudicó a un claro mensaje de la potencia norteamericana al país, "por no haber permitido", días atrás, que el buque Stone de la Guardia Costera ingresara en aguas argentinas.

 

Desde el gobierno nacional como el de Estados Unidos argumentaron que la embarcación no ingresó por cuestiones "logísticas", sostuvo que el confuso hecho respondió a motivaciones políticas. La travesía del buque se enmarcaba en la Operación Cruz del Sur de la Guardia Costera con el objetivo de reforzar las alianzas regionales de seguridad marítima y combatir la pesca ilegal no declarada y no regulada (INDNR).

 

Argentina le negó el ingreso alegando cuestiones de la pandemia, pero "el buque venía entrando en casi todos los puertos de América Latina y nosotros dijimos que no", afirma el ex canciller.

 

Noticias relacionadas

"Bajo un sesgo ideológico este Gobierno le prohibió la entrada, aunque permite toda la operativa abusiva de los chinos. Hay que leer que este buque nuevo tiene un equipamiento que hubiera permitido recabar elementos que dan cuenta de la presencia de buques chinos en aguas argentinas. Sin embargo, la labor de inteligencia no es solo de Estados Unidos. Aquí no solo hay intereses comerciales en juego, sino que los chinos también obtienen, tal como Japón y España, por ejemplo, información sobre los recursos pesqueros en el mar", declara Faurie.

 

Faurie afirma que "sí, esto generó incomodidad en Estados Unidos en medio de una disputa que mantienen las dos potencias en el Atlántico Sur y la Argentina apareció favoreciendo a uno de los contendientes. La lectura de 'yo no dejé pasar al barco' es poco piola. Lo inteligente hubiera sido dejarlo pasar. Aquí no tuvimos esa equidistancia que se requiere en la diplomacia. Cometimos un error al no permitir el ingreso del buque".

 

"Existe una cuestión comercial: China es nuestro principal comprador. Dentro de ese vínculo está todo el tema de las vacunas, eso es cierto. Pero ya hemos priorizado a Rusia y todavía estamos esperando las vacunas que vienen en dosis homeopáticas. Si bien Estados Unidos también es una potencia no necesita lo que tiene la Argentina, es fundamental mantener la equidistancia", declaró el ex canciller.