Última foto de Facundo Astudillo CastroÚltima foto con vida de Facundo Astudillo Castro.

Los investigadores de la muerte de Facundo Astudillo Castro, cuyo cadáver había sido encontrado en agosto de 2020 en un cangrejal de la localidad bonaerense de General Cerri tras permanecer desaparecido más de tres meses, allanaron el puesto policial de Teniente Origone, donde había sido encontrado un amuleto que pertenecía al joven fallecido.

 

Fuentes judiciales han confirmado que el procedimiento se encontraba a cargo de peritos de Gendarmería Nacional y participarán, además, los perros del adiestrador Marcos Herrero aportado por la querella de Cristina Castro Alaniz, madre del joven.

 

Se trata de un operativo que había sido solicitado por los fiscales Andrés Heim y Horacio Azzolín luego que la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca autorizara el viernes pasado medidas de prueba que habían sido planteadas y que en un primer momento habían sido rechazadas por la jueza federal de Bahía Blanca a cargo del caso, María Gabriela Marrón.

 

Noticias relacionadas

"Estamos en la entrada de Teniente Origone esperando las medidas de allanamiento al destacamento policial, lo dispuso y autorizó el juez Federal Walter López Da Silva porque la jueza (Marrón) se tomó licencia", manifestó Leandro Aparicio, uno de los abogados de Cristina Castro.

 

El abogado aseguró que en el lugar, además, se encuentra la madre de Facundo, la perito forense Virginia Creimer, y la abogada de la Comisión Provincial por la Memoria y querellante en la causa, Margarita Jarque.

 

Aparicio sostuvo que en el marco del procedimiento "se llevará a cabo la prueba de luminol en el destacamento como así también búsqueda de rastros y ADN, entre otros". El letrado destacó el fallo de la Cámara Federal de Bahía Blanca que hizo lugar a distintas medidas de prueba que habían solicitado los fiscales.

 

"Creo que esto ha sido un duro golpe para la jueza (Marrón)", afirmó el abogado, quien agregó que los fiscales Heim y Azzolin "nos dan confianza para investigar, saber lo que pasó, estamos muy conformes con su actuación".

 

Facundo fue visto por última vez el 30 de abril pasado cuando salió de su casa de la ciudad bonaerense de Pedro Luro en plena cuarentena por el coronavirus rumbo a Bahía Blanca para ver a su novia, con quien había discutido.

 

Tras ser interceptado por la Policía por violar el aislamiento social preventivo y obligatorio, nada más se supo de él hasta el 15 de agosto, cuando sus restos fueron hallados en un cangrejal de la localidad de General Daniel Cerri. Su madre y abogados están convencidos de la responsabilidad policial en lo sucedido con Facundo, quien, según la autopsia, sufrió una muerte por asfixia por sumersión.

 

Justamente en el destacamento policial de la localidad de Origone, los perros adiestrados que aportados por la querella hallaron en una zona abandonada un amuleto que pertenecía a Facundo. Una de las sospechas de la querella es que Facundo estuvo alojado en esa seccional policial tras ser identificado por policías en la ruta, cuando se dirigía hacia Bahía Blanca.