Martín Guzmán y Kristalina Georgieva, Gobierno y FMI, Deuda, NAMartín Guzmán y Kristalina Georgieva, AGENCIA NA

El acuerdo entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional sigue dilatándose y la meta de mayo que planeaba el Ejecutivo parece imposible.

 

Sin embargo, desde Washington estiman que el Fondo tampoco tiene apuro en llegar a un acuerdo: apuntan a que el que se firme sea un programa durable, que se pueda implementar, con consenso interno, un requisito que sin dudas se complica por las elecciones legislativas de octubre.

 

Un portavoz del Fondo dijo escuetamente que continuaban las conversaciones “muy constructivas” con las autoridades argentinas mientras el Gobierno trabaja en diseñar un plan económico “que pueda ser apoyado por un programa del Fondo” y en “construir un amplio apoyo a las políticas que sustentarían un programa de ese tipo”.

 

Noticias relacionadas

Y recordó recientes palabras de la directora gerente, Kristalina Georgieva, de que “llegar a un acuerdo en mayo requerirá más esfuerzos de ambas partes”.

 

El Gobierno busca firmar un nuevo acuerdo de Facilidades Extendidas, que tiene plazos de devolución hasta 10 años, en reemplazo del Stand By de 57.000 millones de dólares que se otorgó en 2018 (desembolsados 44.000), que tenía vencimientos a 5 años considerados impagables.

 

“Los desembolsos como préstamos de Facilidades Extendidas deben ser pagados en un término de entre 4 años y medio a 10 años en 12 pagos semianuales. Estos plazos se aplican de manera uniforme a todos los países”, señalaron desde el Fondo.

 

Según se estima en Washington y Buenos Aires, el FMI y el Gobierno estarían discutiendo reformas estructurales fundamentalmente en cuatro áreas: consolidación fiscal (déficit, subsidios); desarrollo del mercado de capitales; medidas para aumentar la productividad agro industrial (regulaciones que den un marco de previsibilidad a las inversiones) y en temas de gobernanza, como mejoras en el manejo del sector público, temas de lavado de dinero y otros.

 

Diseñar y consensuar estas reformas toman tiempo y se requiere un trabajo lento de la sociedad. Los analistas creen que el Fondo buscaría dar pequeños pasos. Construir lentamente esos cambios para ir en la dirección correcta. No hay apuro por cerrar: lo ideal sería un buen acuerdo que el Gobierno pueda implementar.