Laboratorio HLB Pharma, vacuna, coronavirusLaboratorio HLB Pharma.

Este lunes se han sumado más inconvenientes para el Gobierno Nacional de Alberto Fernández y su exministro de Salud, Ginés González García, cuando se ha informado que el laboratorio HLB Pharma Group, que había comenzado los contactos con Rusia para la compra de la vacuna Sputnik V contra coronavirus, y que luego fuera desplazado de las negociaciones, plantó una denuncia contra el exministro por los presuntos delitos de asociación ilícita, tráfico de influencias y "puesta en peligro de la salud pública".

 

La denuncia, que por sorteo cayó en manos del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, ha sido impulsada por el apoderado del laboratorio mencionado, doctor Ariel Fernando García.

 

"El gobierno argentino ha invertido una ingente cantidad de recursos en granjearse la mayor cantidad de dosis de vacunas posibles, las que hasta la fecha de ningún modo se acercan al número necesario o deseable para inmunizar a la totalidad de la población. A raíz, de dicha escasez, el propio Ministerio de Salud, elaboró y publicó protocolos a los fines de realizar los actos de vacunación a través de un sistema de prioridades, que consideraba particularmente a aquellos más expuestos a contagiarse (como el personal de salud) y a aquellos más expuestos a morir a raíz de la enfermedad (como aquellas personas mayores, inmunodeprimidas, con afecciones respiratorias, etc.). En términos generales, más allá de en las resoluciones del propio Ministerio de Salud de la Nación, los criterios epidemiológicos específicos que determinan el orden de vacunación, se encuentran expuestos en el Plan Estratégico para la vacunación contra la Covid-19 en la República Argentina”, se puede leer en la denuncia.

 

Noticias relacionadas

También se agrega que: "En dicho documento la vacunación se ha postulado gubernamentalmente como 'gratuita, equitativa e igualitaria'. Corresponde destacar que, en cualquier caso, las personas de los distintos grupos, a su tiempo, deben seguir pasos burocráticos preestablecidos -como obtener un turno en su jurisdicción– para ser vacunados. Dichos pasos garantizan, entre otras cosas, la equidad e igualdad de oportunidad, dentro del grupo, a cada candidato a la vacunación, así como también el cumplimiento de rutinas de administración, tales como la revisión del empadronamiento y registro de cada vacunado".

 

Ese repaso de las condiciones oficiales para recibir la vacuna anticipa la lógica conclusión con la que el laboratorio argumenta su denuncia: "se ha hecho público y notorio, a través de la prensa, que un número indeterminado de ciudadanos cercanos al actual Ministro de Salud, habrían sido vacunados a pesar de no pertenecer al grupo vigente en vacunación (adultos mayores de 80 años) o, perteneciendo al mismo, habiéndose saltado el mecanismo burocratizado previsto para la recepción de la vacuna".

 

Tras contar de qué modo Horacio Verbitsky admitió haber sido inoculado, el directivo de HLB Pharma concluye que "las conductas descriptas indudablemente podrían constituir el delito de tráfico de influencias en concurso ideal con el tipo penal comprendido en el Art. 205 del Código Penal de la Nación ("puesta en peligro de la salud pública"). Asimismo, resulta claro e indudable que el Sr. González García no pudo haberse bastado solo para el cometido que llevó adelante, requiriendo a un número de personas para perpetrar las ilicitudes descriptas (tales como alguien que agendara turnos y recibiera a aquellas personas que habrían de ser inoculadas ilícitamente)."

 

La denuncia presentada por HLB Pharma sería una más de las tantas que llegaron a Comodoro Py, pero cerca de su parte final se se dejan en claro las motivaciones de una diferencia sustancial. Se dice: "El denunciante no es otro que el laboratorio que realizó las negociaciones primarias con el Fondo de Inversión de la Federación Rusa que comercializa las vacunas ‘Sputnik V’. Asimismo, fue personal del laboratorio el que, en un acto a los fines de que los argentinos pudieran ser finalmente vacunados, facilitó gratuitamente el contacto de dicho fondo de inversión a autoridades del Ministerio de Salud de la Nación, acompañándolas en el primer viaje que realizaron al mencionado país, a fin de negociar todo lo pertinente."

 

"El laboratorio, sin ánimo de lucro alguno en esa gestión, invirtió tiempo y capitales, y como parte de su responsabilidad social empresaria, en virtud de la consecución de un fin noble como la posibilidad de que todos los argentinos pudieran vacunarse", continúa lo denunciado.

 

"Asimismo, se destaca que la persona jurídica denunciante es la solicitante ante la A.N.M.A.T. del registro de la vacuna ‘Sputnik V’, y cuenta -a través de un convenio firmado con el Fondo de Inversión de la Federación Rusa– con la representación comercial en lo respectiva a dicha vacuna. Todo esto hace que se vea particularmente ofendido por el ilícito cometido, en tanto el mismo fue posible por gestiones que el Laboratorio HLB Pharma Group había realizado desinteresadamente y con fondos propios." Esta parte del texto es muy iomportante para la justicia, y también justifica el pedido del laboratorio para constituirse como querellante en la causa.

 

"Lo realmente importante es la estafa moral que implica que, en un país que supera los 50.000 muertos por Covid-19, los medicamentos que el Estado Nacional se haya procurado para poder finalmente frenar esa aberrante tasa de mortalidad, no se distribuyan equitativamente, sino en función de cuestiones personales tales como la posesión de dinero o influencias", se asegura en la denuncia.