Cristina y LázaroCristina Kirchner y Lázaro Báez.

El Tribunal Oral Federal 4 condenó hoy a 12 años de prisión al empresario Lázaro Báez por el delito de lavado de dinero a través de la financiera SGI, conocida como "La Rosadita".

 

Tras iniciar el juicio en octubre de 2018, la Justicia leyó este miércoles el veredicto por videoconferencia y también dispuso 9 años para su hijo, Martín Báez, el único detenido en cárcel común, ya que la Justicia había considerado que quiso obstruir la investigación al movilizar dinero.

 

Los jueces Adriana Palliotti, Guillermo Costabel y María López Iñíguez condenaron al titular de Austral Construcciones a 12 años por "lavado de activos agravado" y a la "multa de ocho veces el monto de las operaciones", que fueron de casi 60 millones de dólares fugados al exterior, a cuentas en paraísos fiscales, que luego retornó a la Argentina a través de la compra de bonos.

 

Noticias relacionadas

Infobae pudo saber que para Costabel y Palliotti fue tanto de los fondos de la obra pública que recibió durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner como de las “facturas truchas” que presentó para justificar gastos de sus empresas que nunca se hicieron. Para López Iníguez fue solo del delito tributario de las facturas.

 

Lázaro Báez está detenido desde abril de 2016 y desde ese momento estuvo con prisión preventiva en la cárcel de Ezeiza, hasta que en septiembre de 2020 la Justicia le otorgó la domiciliaria y se espera que por el momento siga con ese beneficio.

 

 Si bien en el veredicto no se detalló, pero será algo que sí se hará cuando den a conocer los argumentos, para los jueces Palliotti y Costabel (puesto que López Iñíguez fue en disidencia), el delito precedente en el lavado de dinero fue el haber recibido obra pública durante el gobierno de los Kirchner.

 

Más allá de que no hay en este juicio ningún funcionario público acusado, los alcances de este proceso se podrán ver en el otro que sí se sigue por fraude en la obra pública contra Báez y la vicepresidenta Cristina Kirchner, entre muchos otros.

 

Por lo pronto, el Tribunal no ha ordenado ninguna detención, por lo que Lázaro Báez seguirá arrestado en su domicilio (el cual no se conoce), y también su hijo Martín que si bien venía detenido es probable que recupere su libertad o acceda a algún beneficio, puesto que la Cámara Federal de Casación Penal recientemente dispuso que se observe su tiempo de detención.