Cine en pandemia, Foto: AdobeLa vuelta de los cines, Foto: Adobe.

El Gobierno Nacional aprobó este jueves los protocolos sanitarios para la reapertura de las salas y de los complejos cinematográficos en tiempos de pandemia. Habrá “burbujas sociales de recreación”, con una distancia mínima de 1,5 metros entre sí.

 

Los espectadores deberán usar -bien- sus barbijos, pero podrán quitárselos para comer y beber en sus butacas (tendrán que ponérselo después,). Las salas serán higienizadas y sanitizadas entre funciones y habrá un aforo del 30 por ciento en Capital y del 50 por ciento en territorio bonaerense.

 

El próximo jueves 4 de marzo es lo que estiman las autoridades del sector para la vuelta, en sintonía con el Gobierno. Además de la distancia mínima entre butacas, que oscila entre 1,5 y 2 metros (según la letra oficial protocolar) y el uso obligatorio de barbijos (salvo para los breves minutos de consumo de alimentos y bebidas), se habla de “burbujas sociales de recreación” que “no podrán ser superiores a 6 (SEIS) personas y estarán conformadas por butacas contiguas” en las salas. También se recomiendan dos butacas vacías al lado de las ocupadas, y mantener desocupadas las inmediatamente adelante y detrás. Además habrá marcaciones en los lugares de espera, incluyendo la vía pública, entre otros detalles.

 

Noticias relacionadas

Habrá horarios por cronogramas para evitar aglomeraciones y para que trabaje con tranquilidad el personal de limpieza, el público tendrá una obligación. Al ingresar a los complejos deberá mostrar su declaración jurada de salud (online) y se le controlará la temperatura: nadie que tenga 37,5 grados, o más, podrá pasar a las salas, que tendrán dispensadores de alcohol en gel o alcohol al 70 por ciento.

 

Si el público recibe el OK para acceder, no se le permitirá el desplazamiento durante las proyecciones, salvo para ir al baño o volver a consumir. Una vez que finalicen las funciones la gente tendrá que seguir respetando el distanciamiento físico y llevarse consigo sus restos de comidas y bebidas (y usar los tachos de basura), para que las salas no queden regadas de pochoclos, vasos húmedos y otros desechos, como ocurrió desde siempre y hasta 2020.

 

Las salas serán limpiadas, desinfectadas y sanitizadas por el personal, que también tendrá medidas para su protección y resguardo, “la entrada y salida del público entre funciones deberá realizarse con un tiempo prudencial de alternancia, que no podrá ser menor a 30 minutos” y con espacios disponibles para la espera. Desde ya, quienes integren grupos de riesgo tendrán “prioridad de ingreso”, con la distancia pertinente, “para evitar aglomeraciones”.