Gianinna Maradona, declaración judicial, NAGianinna Maradona, NA.

Giannina Maradona declaró hoy nuevamente ante la Justicia, junto a su hermana Jana, y apuntó directamente contra los médicos Leopoldo Luque y Agustina Cosachov, por lo "descuidado" que el astro futbolístico mundial estuvo desde su alta de la clínica hasta el momento de su muerte en una casa de la localidad bonaerense de Tigre.
  

Ambas fueron convocadas por el equipo de fiscales de San Isidro que investiga la causa de la muerte del "Diez" para volver a preguntarle sobre algunas cuestiones anteriores al fallecimiento de Maradona, del cual se cumplieron tres meses el jueves.
  

Giannina explicó que esas situaciones anormales o que no le gustaban las charló tanto personalmente como a través de Whats App con los dos principales imputados por la muerte de Maradona.
  

"La alimentación también estaba descuidada, porque no se le daba una alimentación indicada", se quejó la segunda hija que Diego tuvo con Claudia Villafañe, según revelaron a NA fuentes de la investigación.
  

Giannina también criticó a los médicos porque no le informaron y no supo quién le había recomendado un medicamento para mantener la abstinencia de beber alcohol.
  

Además, una de las hijas de Maradona reveló que al momento de la externación del campeón del mundo 1986 con la Selección argentina ella había dado una opción de vivienda con mejores comodidades y a la mitad de precio.
  

Noticias relacionadas

Esto apunta a que Luque fue quien empujó y decidió junto al entorno cercano del "Diez" llevarlo al barrio "San Andrés", donde el 25 de noviembre falleció a causa de un paro cardiorrespiratorio, mientras estaba acostado en su cama.
  

Jana y Giannina son las hijas que más cerca de Maradona estuvieron los días anteriores a su fallecimiento.
  

En ese sentido, Jana vivió con él en la casa de Brandsen antes de ser operado en la clínica Olivos por un hematoma subdural y luego llevado a una vivienda de un barrio privado en Tigre.
  

En sus declaraciones del 28 de noviembre pasado, las dos habían remarcado que el neurocirujano Leopoldo Luque era el médico de cabecera, y fue él quien recomendó la internación domiciliaria una vez que fue operado en la Clínica Olivos.
  

También coincidieron las dos en el mal estado físico, malhumor y depresión que atravesaba Maradona en la vivienda de Tigre.
  

La causa, caratulada como "homicidio culposo", actualmente tiene siete imputados y una Junta Médica convocada para el 8 de marzo próximo, la cual, con un equipo interdisciplinario, intentará determinar las causas de la muerte de Maradona.