IBEXIBEX.

Las firmas del IBEX-35 cerraron recientemente uno de los peores años de toda u historia, incluyendo pérdidas nunca antes vistas, estimadas en torno a más de 9.000 millones de euros, luego de enfrentar un 2020 marcado por el confinamiento y la paralización de la actividad productiva para contener el coronavirus.

 

A falta de que Inditex (con un año fiscal distinto) haga públicos resultados el próximo día 10, las grandes cotizadas españolas cierran así el peor año de su historia, en el que encadenaron por primera vez dos trimestres en números rojos y empeoraron los más de 24.000 millones que ganaron en 2019.

 

Sin embargo, solo doce compañías de las 35 que componen el índice bursátil español de referencia cerraron el curso con pérdidas, en torno a un 30% de las empresas que forman el principal indicador bursátil.

 

Noticias relacionadas

Gran parte de las pérdidas se ubicaron en el Banco Santander, con una baja de 8.777 millones de euros por provisiones y saneamientos, IAG, que se dejó 6.923 millones por las restricciones a la movilidad y al tráfico aéreo, y Repsol, que registró pérdidas de 3.289 millones por la baja demanda de sus productos durante la pandemia y el descenso de los precios de los combustibles fósiles.

 

Pese a la situación, las empresas del IBEX-35 no registraron una caída en el volumen de ingresos tan pronunciada (en torno al 19 %, siempre según datos reunidos de Efe), mientras que el resultado bruto de explotación o ebitda se mantuvo en positivo a pesar de ceder aproximadamente un 24 % interanual.

 

Tan solo ocho firmas -Acciona, Enagás, Endesa, Iberdrola, PharmaMar, Telefónica, Solaria y Viscofan- lograron subir sus ganancias con respecto a 2019 en el año de la pandemia, con Endesa (715,2 %), Telefónica (38,5 %) y Solaria (27,5 %) como las que más han mejorado su beneficio en cuanto al porcentaje.

 

Sobre el último trimestre, el índice bursátil mejoró y se apuntó un beneficio conjunto cercano a los 3.100 millones, cantidad que previsiblemente aumentará cuando Inditex, la compañía textil que preside Pablo Isla, haga públicas sus cuentas, que se espera continúen con la tendencia positiva que ya se evidenció en el trimestre anterior.

 

Las vencedoras del año, merced al aumento exponencial de la demanda eléctrica durante los meses de confinamiento, y a pesar del mal comportamiento de Repsol, son las compañías energéticas.

 

Las seis grandes cotizadas del sector -Iberdrola, Endesa, Enagás, Naturgy, Red Eléctrica y Repsol- cerraron el año en positivo, a excepción de Repsol, y mejoraron los resultados de 2019, excluyendo a Red Eléctrica, que bajó un 13,1 % respecto al año anterior por los deterioros en Hispasat, y Naturgy, que empeoró su resultado anual en un 90 % tras depreciar activos.

 

De este modo, Iberdrola fue la que más ganó, con 3.611 millones, seguida por Endesa con 1.394 millones, Red Eléctrica con 621,2 millones, Enagás con 444 millones y Naturgy con 56,4 millones. Repsol, que como ya se ha mencionado previamente perdió 3.289 millones, la tercera del IBEX en este sentido, mejoró sus pérdidas en el cuarto trimestre al ceder 711 millones, un 86,5 % menos que hace un año.

 

Los resultados de la banca fueron de los que más se resintieron en este año de pandemia, teniendo que destinar más de 16.000 millones a provisiones para afrontar la crisis del coronavirus.

 

Pese a la coyuntura económica y de que todos los grandes bancos del IBEX -Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Bankia y Bankinter- empeoraron sus resultados de un año antes, el único que presentó pérdidas fue el Santander, con 8.771 millones, mientras que Caixabank (1.381 millones) y BBVA (1.305 millones) lideraron las ganancias del sector.

 

Así, el gestor aeroportuario español, Aena, presentó pérdidas por valor de 126,8 millones por primera vez desde 2012, mientras que Meliá y Amadeus cedieron 595,9 y 505,3 millones respectivamente.