Tarifas de servicios públicos, NAAumento de tarifas. Foto: NA.

El descongelamiento de tarifas que se dispuso podría generar un impacto negativo aún mayor, ya que muchos individuos y empresas no llegarían a abonar sus servicios por diferentes factores y por esta razón terminarían endeudándose. Así lo afirmó, Darío Palmero, director del Estudio Palmero de Belizán & Asociados en un análisis sobre la coyuntura económica argentina y el aumento de las tarifas.

 

Ocurre que en la semana el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) convocó oficialmente a una audiencia pública para iniciar el descongelamiento de las tarifas de los servicios públicos de transporte y distribución por redes. La audiencia se realizará el 16 de marzo virtualmente desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

En tanto el INDEC difundió el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) que arrojó una caída del 10% para todo el 2020, condicionado por la pandemia y las medidas sanitarias adoptadas. Palmero reflexionó: "La emergencia sanitaria trajo consigo fuerte impacto sin lugar a dudas en la economía, que se derrumbó considerablemente, afectando a las personas y pymes en Argentina. Con el mercado paralizado, todos se vieron obligados a revisar sus estrategias y tomar decisiones".

 

Noticias relacionadas

El analista resaltó que "se implementaron diversas normativas en lo que fue el 2020 con el objetivo de apaciguar las consecuencias que la pandemia ocasionaría en los bolsillos".

 

"Sin embargo, estando ya, en un escenario donde de a poco se busca normalizar la situación, se avizora que los efectos se percibirán de manera tardía", precisó. Indicó que "algunos ejemplos son el congelamiento de tarifas durante 2020, así como la normativa que posterga la calificación de morosidad para las personas y empresas ante el BCRA".

 

"Consecuentemente, se ha producido un efecto represa que aún no permite analizar la situación crediticia actual", indicó. Consideró que frente a esta situación y "ante el inevitable retorno a la pseudo normalidad, un posible escenario a desencadenarse será una acumulación de deudas".
"Resta saber qué sucederá ciertamente frente a las próximas medidas que se tomen", añadió.

 


Explicó que desde el sector de cobranzas se encuentran expectantes ante el próximo vencimiento de la normativa del Banco Central, "esperando el prometedor crecimiento económico".

 

"De hecho, cuando se abra la compuerta de esta represa que se está llenando hoy, la gestión de cobranza online va a tener casi al 100% un rol protagónico, ya sea para informar, como para autogestionar el pago del gran caudal de deudas que se ha generado a lo largo de este tiempo".

 

Por su parte, la consultora de Orlando Ferreres señaló también en la semana que la economía argentina comenzó el 2021 con un crecimiento del 1,3% en enero respecto de igual mes del año anterior y tuvo una expansión del 2% con relación a diciembre anterior. Proyectó para estos doce meses un período de crecimiento, quebrando el proceso recesivo de los últimos tres años.

 

Mientras que el director del instituto IERAL de la Fundación Mediterránea, el economista Jorge Vasconcelos dijo en el informe de coyuntura que "con el PIB estimado para el cuarto trimestre de 2020, hay un significativo arrastre estadístico positivo de cara a 2021, del orden de los 4,7 puntos porcentuales".

 

Sin embargo, añadió que indicadores tempranos como "la demanda de energía eléctrica no residencial anticipan cierto amesetamiento del nivel de actividad en el primer trimestre".

 

Sintetizó que habrá que ver qué ocurre en meses subsiguientes, si es que la nueva política de anclar el tipo de cambio logra desacelerar la tasa de inflación.