Napoleón y Josefina, historia de amorNapoleón y Josefina.

La historia de amor de Napoleón con Josefina la hemos escuchado y leído en reiteradas oportunidades en el colegio, facultad o en alguna película que cuenta la vida del prócer francés. Pero, no todo lo que se cuenta sobre este matrimonio fue tan así y la realidad es que lejos estuvieron de ser una pareja feliz y enamorada.

 

Napoleón Bonaparte y Rosa Josefina Tascher de la Pagérie contrajeron matrimonio el 9 de marzo de 1796, ella era una viuda con dos hijos y él apenas un joven general de brigada sin dinero. Estarían casados por 13 años y solo un corto período lo vivieron en felicidad y apasionados.

 

Ángeles Caso, historiadora y periodista, le dijo a BBC que "al principio Napoléon estaba locamente enamorado de Josefina, de eso no hay duda” y agrega que "las cartas que le escribía tenían un contenido erótico importante, se moría de pasión y de deseo por ella. Pero, pasados los años, esa pasión, esa fascinación no sólo terminó, sino que Napoleón llegó a tratar muy mal a Josefina".

 

Noticias relacionadas

Sobre Josefina, Caso reveló: "Respecto a Josefina, yo creo que nunca correspondió a Napoleón, al menos no de la misma manera. Esa pasión absoluta que Napoleón sintió por Josefina ella nunca la vivió".

 

Napoleón se fue a Italia poco después de la boda donde le llegó a escribir dos veces al día a su flamante esposa. Por su parte, Josefina comenzó rápidamente a frecuentar hombres y simular que extrañaba a su esposo.

 

Al terminar la campaña italiana, ambos regresaron a París y a Josefina se dedicó a disimular otra vez. Pero en cuanto empezó la campaña de Egipto y Napoleón volvió a irse y Josefina a retomar su vida social y visitas a amantes.

 

Napoleón terminaría enterándose de las infidelidades y decidió sorprender a su mujer adúltera en París. Ella intentó calmar las aguas, pero esta noticia destruyó la pasión que Bonaparte había sentido por ella.

 

Caso reveló: "Josefina además no sólo le fue infiel: también le fue desleal. A espaldas de Napoleón, sin que él se enterara, empezó a asociarse en negocios turbios. Entre esos negocios estaba el de vender calzado en muy mal estado al ejército o suministrarle alimentos muy pobres, negocios inmorales en los que Josefina jugaba con la vida de los soldados de su marido y ganaba dinero".

 

"Josefina, a medida que Napoleón se va alejando de ella, se vuelve loca de celos, pero no por amor sino porque ve que se tambalea su posición social", agregó Caso.

 

Simularon ser un matrimonio ante la sociedad, lo cierto es que Napoleón dejó de ser fiel y ella intentó comportarse como una esposa devota y leal mientras él la engañaba. De hecho, la relación en la intimidad entre ambos no podía ser peor: "Comenzó a maltratarla, verbalmente y también físicamente. Hay testimonios que revelan como al menos una vez la puso la mano encima".

 

En diciembre de 1805, año en que Napoleón se convirtió en emperador de los franceses coronó a Josefina emperatriz en presencia del Papa y ella aprovechó además la presencia del pontífice para hacerse casar por la Iglesia, a lo que Napoleón se avino.

Napoleón y Josefina, historia de amor 

Tiempo después, el 14 de diciembre de 1809, se divorció de ella ya que el buscaba un heredero. Separados en malos términos él igual le dejó el título de emperatriz, cierta corte y unas buenas condiciones de vida.

 

En 1810, tras divorciarse de Josefina, Napoleón contrajo matrimonio con María Luisa de Austria, de la que también tendría un hijo, el rey de Roma.

 

Caso opina de este matrimonio: "La leyenda de que el de Napoleón y Josefina fue un amor apasionado desde el principio hasta el final no es cierta, es eso, una leyenda. Él era un psicópata y ella se gastaba fortunas en ropa, en joyas, en la decoración de sus palacios… Tenía un amor desmedido por el boato. Además fue una mujer sin ninguna ética que construyó su destino en las camas de los hombres. Pero puedo llegar a entenderla porque en aquella época una mujer no tenía posibilidad de desarrollo personal ni profesional, dependía de los hombres".

 

"Para caso esta “mentira” sobre un gran amor entre ambos se debe a que “el destino de Napoléon parece estar ligado de una manera extraña a su matrimonio con Josefina. Cuando se casan, él no era más que un general sin destino. Es justo en ese momento cuando empiezan sus grandes victorias. Y nada más divorciarse para casarse con María Luisa de Austria, comienzan sus derrotas" y cerró que “además a todo el mundo le gustan las leyendas de amor, aunque sean falsas".