El Obispo de Formosa y Gildo InsfránMonseñor José Vicente Conejero y Gildo Isnfrán.

El Obispo de Formosa, Monseñor José Vicente Conejero, le pidió públicamente al gobernador Gildo Insfrán que revea las duras medidas sobre la vuelta a la Fase 1 por la pandemia de coronavirus que desató la ira de los formoseños, tras los incidentes ocurridos en la provincia norteña.

 

Según Conejero, el gobernador Insfrán "tendrá que ver si hubo medidas excesivas en las protestas" al pronunciarse sobre la represión y los enfrentamientos que se produjeron en la capital provincial.

 

Además, el Obispo explicó que las concentraciones de los últimos días en las calles de Formosa son "motivadas por una protesta por la vuelta a la fase, que es muy restrictiva", y que pide que sea reconsiderada por las autoridades.

 

Noticias relacionadas

El prelado consideró también que la realidad que se vive en la provincia norteña "es compleja y cada uno hace su propia lectura de los acontecimientos".

 

Conejero manifestó en declaraciones radiales que "nadie quiere esta situación" que atraviesan los formoseños, pero aseguró que "algunos conflictos son inevitables", como la salida masiva de la gente a las calles para pronunciarse contra las restricciones impuestas por el ejecutivo local.

 

El Obispo dijo que allí "se mueven intereses de todo tipo", pero evaluó que, ante la crisis que están atravesando, "tenemos que examinarlo todo y retener lo bueno, condenar lo que está mal y buscar caminos de diálogo y de paz".

 

Sobre los hechos de violencia, represión y hasta la detención de una periodista, Conejero afirmó "pareciera que fue un exceso del Estado", pero además sostuvo: "No hay que negar que también hubo violencia de otras partes".

 

Al respecto aseguro que "hay que condenar enérgicamente toda violencia, venga de donde sea".

 

"Nuestro diálogo con Insfrán no es muy fluido", aseveró la máxima autoridad eclesiástica formoseña, quien en las últimas horas compartió con los habitantes de la provincia el mensaje enviado por el presidente del Episcopado, Oscar Ojea un mensaje de "cercanía fraterna y solidaridad" por la situación que se está viviendo en Formosa.