Trabajo doméstico en hogares, mujeres, limpiezaTrabajo doméstico.

En el 64,1% de los hogares con dos miembros o más en la Argentina el trabajo doméstico es realizado exclusivamente por las mujeres y sólo en el 15%,1 la situación es equilibrada con el hombre.

 

Así se desprende de un análisis realizado por el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA) en el contexto de pandemia, publicado este lunes en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

 

Según este estudio, el confinamiento vino a demostrar lo esencial que son estas tareas de cuidado en la vida cotidiana de las personas, de las familias y de la economía en general, dado que no están monetizadas pero ocupan gran parte de la vida de millones de personas.

 

Noticias relacionadas

"El problema surge en que el aumento de tareas domésticas ha recaído asimétricamente en las mujeres. De acuerdo a la consultora Grow, las mujeres dedican en pandemia más de 10 horas a las tareas domésticas no remuneradas, contra casi 7 horas los hombres", dijo IDESA en su informe.

 

De los hogares con dos miembros o más que incrementaron el tiempo dedicado a las tareas de limpieza, preparación de alimentos y compras, en el 64,1% de los casos son las mujeres quienes realizan el mayor esfuerzo.

 

En el 20,1% ese lugar corresponde a los varones, observándose una distribución equitativa solo para el 15,1% del universo.

 

La contracara es una disminución del tiempo que las mujeres le dedican al trabajo remunerado.
La organización del tiempo dedicado al trabajo y a las responsabilidades familiares y del hogar está fuertemente sesgada por el género, dice el análisis.

 

Ante un aumento de las responsabilidades en el hogar, ha disminuido la participación de la mujer en el mercado del trabajo, así como en los ingresos de la unidad familiar.

 

Un estudio llevado a cabo en España demuestra que la única solución que han tenido las mujeres para llevar a cabo todas las responsabilidades durante el confinamiento ha sido la renuncia al empleo o la reducción de horas de trabajo.

 

Según este estudio, una de cada cuatro mujeres (22%) ha renunciado a todo o a parte de su trabajo para cuidar de los hijos e hijas durante el último año, dijo IDESA.

 

"El confinamiento ha significado una perpetuación de los roles de género tradicionales (padre proveedor vs madre cuidadora). Para peor la conjunción entre trabajo desde casa y cuidado de los hijos ha recaído en mayor parte sobre la mujer", agrega el informe.

 

No obstante, la herramienta del teletrabajo ha permitido que las mujeres no se aparten completamente del mercado laboral. Sin embargo, medidas como un confinamiento estricto prolongado pueden entorpecer el desarrollo laboral desde los hogares.

 

Es por eso que IDESA identificó algunas propuestas de política que pueden favorecer el desarrollo profesional de las mujeres en el contexto vigente: 

 

-Priorizar la entrega de transferencias directas y ayudas sociales a madres cuidadoras.

 

- Además del regreso a las escuelas, es necesario fortalecer las redes de cuidados actuales, para contener niños fuera de las edades escolares. Esto tiene un doble efecto sobre las mujeres: mientras que ayudan a mermar la carga de las madres, se trata de sectores altamente demandantes de empleo femenino.

 

- Flexibilización y reducción de la jornada laboral en personas con responsabilidades de cuidados.

 

- Teletrabajo opcional cuando: el puesto lo permita, la escuela esté cerrada o el niño esté aislado por caso sospechoso.