Mónica Gonzaga y su hijo Adriano Sessa, InstagramFiesta clandestina para más de 500 personas: Uruguay expulsó al hijo de Gonzaga.

Tras el escándalo de la fiesta clandestina para más de 500 personas, el gobierno de Uruguay le revocó la residencia temporal al hijo de Mónica Gonzaga y lo expulsará del país. Se trata del joven Adriano Sessa, de 22 años, quien organizó una reunión en su casa de Sauce de Portezuelo durante el pasado fin de semana.

 

Tras conocerse la noticia y en medio de rumores, fue justamente Gonzaga quien salió a defender a su hijo y dijo en redes sociales: "Nos invadieron, no fue una fiesta clandestina".

 

Según fuentes del Ministerio del Interior uruguayo, "las razones que se invocaron por el Ministerio son de orden público y de índole sanitaria en tanto y en cuanto violó normas que expresamente prohíben aglomeraciones en función de la emergencia sanitaria oportunamente declarada por el Poder Ejecutivo nacional".

 

Noticias relacionadas

Ahora, la investigación se sigue por los delitos de violación al derecho de reunión, ya que se habría excedido el límite de cuatro personas; y el riesgo de la salud sanitaria ya que no se cumplieron con las medidas preventivas como el uso de barbijo y el alcohol en gel.

 

Primero,Gonzaga respondió a la noticia que el periodista Leo Arias dio en las redes sociales. "A mi hijo lo encontré estudiando (en vez de en una fiesta)", expresó. Su respuesta generó comentarios de los nativos de Uruguay. "Si Dios quiere, tu hijo va a terminar deportado. No lo queremos ver nunca más por acá. ¡Fuera!", sostuvo enojada una usuaria de Twitter.

 

Gonzaga siguió: "Tenés razón. Yo tendría tu mismo razonamiento pero fue sobre la playa y repito: nos invadieron personalidades uruguayas que jamás diré sus nombres".

 

"Fue un cumple que se viralizó la ubicación y apareció gente desconocida. Cuando escuché el ruido y miré, le dije a los chicos que llamen a la policía y así se fueron todos", dijo más tarde la vedette en charla con Pía Shaw y en defensa de su hijo.

 

En medio del escándalo, el gobierno uruguayo confirmó este lunes la presencia de la variante brasileña de coronavirus en siete de sus 19 departamentos (provincias) del país. Fuentes oficiales citadas por EFE dijeron que la llegada de la cepa amazónica explicaría el aumento progresivo de casos de COVID-19 en el país vecino, que afronta una compleja situación sanitaria con más de 1500 casos diarios en la última semana.

 

La situación vivida en la frontera con Brasil preocupa al gobierno uruguayo. El departamento de Rivera, en el norte del país, es el que atraviesa el más difícil cuadro sanitario con 88,42 casos por cada 100.000 habitantes. "Hay una cepa que viene mutando y que es la P1", como se conoce a la variante amazónica, había dicho el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas anticipando el alerta de estas horas.