En 2016, el motochorro que robó a la psicóloga en Ramos, arrastró a Giovana cerca de una cuadra en Mar del Plata para robarle su mochilaEl caso de Giovana, ocurrido en 2016 en Mar del Plata.

Alejandro Miguel Ochoa es el nombre del hombre que fue detenido este lunes por la policía bonaerense como presunto autor del robo y crimen de la psicóloga social María Rosa Daglio en la localidad de Ramos Mejía. Se trata de un delincuente reincidente que debía estar en prisión por otros hechos y fue liberado por la situación de pandemia. Se vino de Mar del Plata y cometió otro robo en zona oeste del Conurbano. Por estas horas, habló otra víctima.

 

Según se conoce sobre Ochoa, es un delincuente había sido excarcelado del penal de Batán el año pasado, beneficiado por las liberaciones por la pandemia. Y ahora se conocen más detalles de otros hechos delictivos.

 

La joven de nombre Giovana fue otra víctima, Relató que el hombre la arrastró a lo largo de una cuadra en 2016 en la ciudad de Mar del Plata para robarle su mochila. "Sobreviví de milagro", le dijo a TN, destacando: "Lo mío fue muy traumático. Podría haber muerto".

 

Noticias relacionadas

Según contó sobre su incidente, Giovana estaba esperando un remise con la mochila puesta, y una moto la interceptó: "Me agarró la mochila y como no me la pudo sacar yo caí al piso. Me arrastró una cuadra". El sujeto la insultó en medio de los pedidos de la joven para que frenara y darle la mochila. 

Alejandro Miguel Ochoa, delincuente acusado de crimen de la psicóloga en Ramos MejíaAlejandro Miguel Ochoa, delincuente acusado de crimen de la psicóloga en Ramos Mejía.

Pero lo peor venía después: su brazo quedó metido en la rueda. La joven de 32 años contó con detalle: "Me hizo girar el brazo y me lo quebró todo. Mi brazo frenó la moto". Fue asistida por transeúntes que fueron testigos del hecho. 

 

Ante la situación, Ochoa se hizo pasar por su pareja para tratar de disimular que en realidad le estaba robando. Y Giovana no podía explicar nada: "Yo en ese momento no podía hablar y él me decía 'mi amor, tranquila'".

 

Aún enojada por la liberación del sujeto y aquel incidente, contó: "Quiso matarme por una mochila. Sabía que me lastimaba todo el cuerpo pero no le importaba. No es un robo cualquiera, a mi me quiso asesinar". 

 

En el juicio se enteró de que Ochoa tenía unas 20 causas abiertas y solía ir a Mar del Plata para robar. "Al juez que lo liberó también deberían condenarlo", sentenció manifestando que aún tiene "dolores" por este robo.