Agustin Loser - Selección Argentina de VoleyAgustín Loser.

El vóley masculino argentino tocó el cielo con las manos en los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988, logrando la histórica medalla de bronce, y en Tokio 2020, el sueño de podio vuelve a aparecer.

 

Bajo la conducción de Marcelo Méndez, uno de los grandes técnicos de vóley del mundo, la Selección Argentina mantiene una talentosa base que incluye a nombres importantes como Luciano De Cecco y Facundo Conte, entre otros.

Agustin Loser - Selección Argentina de Voley

Y una de las jóvenes promesas que se metió con grandes actuaciones es Agustín Loser, central mendocino que vive un gran momento en el Tourcoing LM de Francia y se ilusiona con tener un lugar en la nómina de 12 que vestirán a la celeste y blanca en la capital de Japón.

 

Noticias relacionadas

“La ansiedad de cara los Juegos Olímpicos es un tema complicado y, sobre todo, cuando se acerca la fecha. Y para mí es mayor porque nunca jugué un Juego Olímpico y tener la chance de poder hacerlo me genera muchas cosas: ansiedad, emoción y nerviosismo. Pero para manejarlo trato de enfocarme en el presente, apuntar a mi equipo en Francia y después, cuando vaya a Buenos Aires a entrenar con la Selección, ahí será otro tema y mi cabeza estará 100% en Tokio”, inició el jugador de 23 años.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Agustin Loser (@agusloser)

Desde el 8 de agosto de 2020, en plena pandemia de COVID-19, Loser se encuentra en una de las grandes ligas del mundo, que le genera un roce competitivo más que importante de cara a la gran cita del deporte mundial: “Desde que llegué a Francia he mejorado bastante mi físico. Fue una temporada larga y, ante la falta de competencia con la Selección, pude hacer la pretemporada, algo que me ayudó bastante. También me ha aportado mucho desde la cabeza porque la liga francesa es muy competitiva, muy pareja, que no te permite relajar y hace que tu cabeza esté siempre al 100%”.

 

La escala previa a Japón para la Selección es la Liga de las Naciones, que reúne a las grandes potencias del mundo y se disputará entre el 28 de mayo y el 27 de junio. Y allí estará Argentina. “La VNL va a ser un torneo de prueba importante. Va a ser muy bueno para usarlo como preparación, aceitar el equipo porque apenas termina la Liga, ya arrancan los Juegos Olímpicos. Creo que son una buena prueba para ver cómo llegamos parados al evento”, comentó el campeón del mundo con la sub 23 en 2017.

Agustin Loser - Selección Argentina de Voley

A la hora de analizar el grupo que le tocó a la Selección (Rusia, Brasil, Estados Unidos, Túnez y Francia), Loser comentó: “La zona es bastante complicada. Pero es un Juego Olímpico y era sabido que iba a ser muy difícil. Nos toca contra cuatro potencias del vóley mundial pero los partidos hay que jugarlos, vamos a ir por esa hazaña para pasar a cuartos de final. Hoy en día, el primer objetivo es pasar de zona y después ir paso a paso. El sueño de todos es poder subirse al podio pero creo que tenemos que ir paso a paso”.

 

La ilusión de llegar a Tokio es la gran meta del central argentino, en lo que sería su primera participación olímpica: “A nivel personal, el primer objetivo es estar dentro de la lista final. Aún no está el puesto asegurado de ningún jugador. Van a ir los 12 que mejor estén para el entrenador según lo que hagamos en los clubes y lo que venimos haciendo en la Selección. En el caso de estar, vivir esa experiencia va a ser increíble pero también está la ambición de poder subir al podio. Hemos crecido mucho últimamente en el vóley y se ha achicado esa brecha entre Argentina y las potencias mundiales, por lo que puede llegar a pasar. Pero el objetivo es la fase de grupos y luego ir paso a paso”, comentó el jugador que comparte equipo con otros dos compatriotas, Matías Sánchez y Luciano Palosnky.

Agustin Loser - Selección Argentina de Voley

Por último, Loser comentó lo que significa vestir la camiseta celeste y blanca en una competencia internacional, el sueño de todos los que aman el deporte: “Representar al país es lo más lindo que hay. El proceso es muy duro: el alto rendimiento no es fácil, estar lejos de la familia, viajar todo el tiempo, siempre cuidándote en las comidas…hay muchas cosas que no son fáciles pero después, cuando te pones la camiseta de la Selección, te olvidas de todo y es todo disfrute. Es algo muy lindo y es un orgullo poder representar a mi país”.

*Por Matías Greisert

Tw: @MatiasGreisert