Asociaciones feministas y de migrantes reconocieron como Victoria Esperanza Salazar, de 36 años, a la mujer que aparece en un video en el que la asfixia uno de los cuatro agentes de la Dirección Municipal de Seguridad Pública de Tulum presentes en el lugar. 

 

Tras la identificación de la víctima, activistas viralizaron la etiqueta #JusticiaParaVictoria, un movimiento al que se sumaron políticas mexicanas. 

 Me uno a la exigencia de justicia y cero impunidad por el asesinato de Victoria, mujer que perdió la vida en manos de la policía municipal de Tulum, Quintana Roo. Condeno este acto de uso excesivo de la fuerza. Que se castigue”escribió Malú Micher, presidenta de la Comisión de Equidad de Género del Senado mexicano. 

 

El escándalo despertó reclamos de asociaciones de migrantes y políticos de El Salvador. Los tres policías y la agente involucrados en el caso, fueron separados de sus cargos.

 

 

Activistas han comparado lo sucedido con el asesinato del afroestadounidense George Floyd, quien murió asfixiado por la policía de Mineápolis, Minesota, en mayo de 2020, lo que desató las históricas protestas por la justicia racial en Estados Unidos. 

 

 

”Los niveles de racismo y misoginia se están desbordando. Lo más grave es cuando el Estado lo promueve y no trata de erradicarlo. Primero fue George Floyd, ahora es nuestra compatriota, Victoria Salazar”, tuiteó Daniela Genovez, vicepresidenta de la Asociación Americana de Juristas, rama El Salvador. 

 

El Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador repudió el crimen en un comunicado en el que reveló que el Gobierno de Nayib Bukele se mantiene en contacto con las autoridades mexicanas para garantizar que haya celeridad en las investigaciones, además de que la canciller Alexandra Hill brindará el apoyo y acompañamiento que requieran los familiares de Salazar, que tenía dos hijas adolescentes.