Julio De Vido, Río Turbio, Causa por corrupciónJulio De Vido ex ministro de Planificación.

La Justicia definirá esta semana si el condenado ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido a cinco años y ocho meses de prisión va a la cárcel por la tragedia ferroviaria de Once o aplica una nueva doctrina marcada por una reciente reforma de una comisión legislativa y se aguarda a que falle la Corte Suprema de Justicia.

 

Será un fallo que establezca cuando un condenado empieza a cumplir la pena desde que una comisión legislativa, no el Congreso en su totalidad, fijó que es cuando se pronuncie la Corte Suprema de Justicia.

 

La praxis judicial establecía que cuando la Cámara Federal de Casación Penal rechazaba en una condena el recurso extraordinario del imputado para ir a la Corte, los jueces ya ordenaban la detención: pasó en aquellos condenados por el primer juicio de la tragedia ferroviaria de Once, con los de la tragedia de República Cromañón y tantos otros casos.

 

Noticias relacionadas

Ello pese a que al condenado le quedaba la posibilidad de ir en queja ante la Corte Suprema de Justicia porque dicho trámite no tiene efecto suspensivo sobre el cumplimiento de la pena. Pero la actualidad pinta distinto, ya que la Comisión Bicameral de seguimiento del Código Procesal, con mayoría oficialista, estableció que la ejecución de la condena debe ser cuando falle la Corte Suprema de Justicia.

 

A De Vido ya se le rechazó el recurso extraordinario, le queda la posibilidad de la queja, y aún no falló la Corte Suprema de Justicia en lo que hace a su condena por la tragedia de Once. Por eso, no se sabe si el Tribunal Oral Federal 4 actúa de acuerdo a la praxis judicial que hasta ahora imperaba o tiene en cuenta las modificaciones establecida por esa comisión bicameral.

 

Los jueces Ricardo Basílico, Guillermo Costabel y Jorge Gorini resolverán ésta semana sobre la ejecución dela condena a De Vido: los familiares de víctimas pidieron que vaya a la cárcel ahora, y el fiscal Juan García Elorrio avaló que siga en libertad bajo algún tipo de control, hasta que falle la Corte.

 

No todos los integrantes del Tribunal tienen una misma opinión sobre cuándo se debe ejecutar la condena, y de ese debate y el balance de las mayorías impondrá el futuro de De Vido. Mientras, la defensa ya hizo valer lo que definió esa Comisión Bicameral y reclamó que siga libre hasta que se pronuncie la Corte Suprema de Justicia sobre su condena por administración fraudulenta por los subsidios que debían mejorar el funcionamiento de los trenes.