Horacio Rodríguez Larreta, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, NAHoracio Rodríguez Larreta. Foto: NA.

Este lunes, y en medio del avance de la segunda ola de la pandemia de coronavirus por la Argentina, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, recibió fuerte aval de sus aliados porteños de Juntos por el Cambio a la estrategia sanitaria que ha planteado aplicar el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La misma consiste en “apelar a la responsabilidad ciudadana” para evitar los contagios y “no disponer restricciones que afecten la actividad económica y el trabajo de la gente”.

 

Pese a los intentos del Gobierno Nacional de Alberto Fernández de aplicar fuertes restricciones sanitarias en todo el país, el apoyo a Rodríguez Larreta es muy importante. El mencionado apoyo salió de un almuerzo que Rodríguez Larreta, el vicejefe porteño Diego Santilli, Felipe Miguel y Fernando Straface (todos del PRO) mantuvieron con dirigentes de la coalición opositora en la Ciudad: Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti, de la UCR; Maximiliano Ferraro y Paula Oliveto, de la Coalición Cívica; Roy Cortina, del socialismo, y Diego García Vilas, del partido Confianza Pública, encabezado por Graciela Ocaña.

 

En el encuentro, en Parque Patricios, un eje central analizado pasó por la estrategia sanitaria que se adoptará ante el aumento de los contagios: hubo consenso en que la situación actual no es la misma que la de hace un año, cuando la Ciudad no estaba preparada para afrontar la contención de la pandemia y, por lo tanto, era necesario tomar medidas más drásticas. Hoy, según se coincidió, muchos sectores aprendieron a trabajar de manera más segura y se requiere “una sintonía fina” antes que restricciones generales.

 

Noticias relacionadas

El jefe de Gobierno porteñó comentó la idea que fue llevada al encuentro convocado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero en Casa Rosada este lunes, consistente en adoptar “medidas que apunten al bienestar integral de las personas, que involucran no sólo las medidas sanitarias sino también aquellas relacionadas con cuidar el trabajo, la educación presencial, el ejercicio de los cultos y todas las actividades de cuidado físico y emocional, como salir a la calle y hacer deportes, por ejemplo”.

 

Para el jefe de Gobierno, hay que hacer muy explícita una fuerte apelación a la confianza en la sociedad y en la responsabilidad individual para cuidarse, y no hacerlo desde el miedo sino a partir de la convicción de que hay que definir alguna coordinación colectiva para enfrentar la segunda ola.