Felipe de Edimburgo, realeza británicaFelipe de Edimburgo murió a los 99 años.

Los funerales del príncipe Felipe de Edimburgo se harán sábado próximo en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, la residencia real donde el esposo de Isabel II murió ayer, anunció hoy el palacio de Buckingham.



La ceremonia privada será retransmitida por televisión y el príncipe Harry, actualmente residente en California, asistirá, pero no así su esposa Meghan Markle, se precisó en el comunicado emitido por Buckingham.



Meghan, quien está embarazada, viven con su esposo en Estados Unidos y ambos acusaron recientemente a la monarquía británica de racismo y falta de apoyo, en una polémica que sacudió el habitual clima de calma que envuelve a la monarquía inglesa.



Al comienzo de la ceremonia se observará un minuto de silencio en todo el país.



El Reino Unido inició hoy la ceremonia de despedida y homenaje al príncipe Felipe con salvas disparadas a nivel nacional.



También durante esta jornada se conoció la primera reacción de Carlos, hijo de Felipe e Isabel y padre de Harry, quien dijo que echa en falta "enormemente" a su padre.

Noticias relacionadas



En declaraciones realizadas desde su domicilio, Highgrove House, en el suroeste de Inglaterra, Carlos, de 72 años, alabó el "destacado servicio dedicado a la reina, a mi familia y al país" de Felipe, a quien describió como "una persona muy especial" que "se habría asombrado por la reacción y las conmovedoras cosas que se han dicho sobre él".



Desde la Torre de Londres, a orillas del Támesis, los castillos de Edimburgo, Belfast, Gibraltar o los barcos de la Royal Navy (Marina Real), donde el monarca sirvió durante la Segunda Guerra Mundial, el sonido de los cañones empezó a resonar al mediodía (las 8 en la Argentina) para la primera de las 41 salvas previstas, reseñaron medios locales y la agencia de noticias AFP.



Dos meses antes de cumplir 100 años, el duque de Edimburgo murió "apaciblemente" en el castillo de Windsor, oeste de Londres, ayer por la mañana, informó el Palacio de Buckingham.



En marzo pasado fue hospitalizado durante un mes con dolencias cardíacas y una infección no relacionada con la Covid-19, según indicaron fuentes palaciegas, reseñó la agencia de noticias Sputnik.



La reina manifestó su "profunda tristeza" por la pérdida del que fue su esposo durante más de 70 años y el padre de sus cuatro hijos (Carlos, Ana, Andrés y Eduardo).



Conocido por decir lo que pensaba, el príncipe Felipe llamaba la atención por sus comentarios provocadores, a veces teñidos de racismo o sexismo.



Pero los británicos también recuerdan su incansable devoción por la monarquía, a la que contribuyó a modernizar, y su presencia, en segundo plano pero indefectible al lado de Isabel II.



En los encuentros de la Premier League de fútbol se realiza un minuto de silencio en su homenaje.


Las campanas de la abadía de Westminster, donde Isabel y Felipe se casaron en 1947, sonaron anoche 99 veces, una por minuto, en homenaje a los 99 años del príncipe.



Por "respeto a la Reina y a la Familia Real", los unionistas norirlandeses pidieron el fin de las manifestaciones que sacuden la provincia británica desde hace varios días, sin poder evitar algunos enfrentamientos.



Su retrato, solo o acompañado por su esposa, figura en todas las portadas de los diarios este sábado con las fechas que marcaron su siglo de vida: 1921-2021. "Todos lloramos con usted, señora", escribió The Sun, publicando una foto en primera plana de la pareja real en su boda.



Desde el anuncio de su muerte, se multiplicaron los mensajes de condolencias del mundo entero mientras el público se acercaba a los palacios de Windsor o Buckingham, residencia oficial de la reina en Londres, para depositar mensajes y flores.



El funeral será con formato reducido en cuanto al público por la pandemia del coronavirus.



La sociedad real College of Arms, encargada del protocolo, afirmó que no será un funeral de Estado y que su féretro no sería expuesto al público.



Sus restos reposarán en el castillo de Windsor hasta los funerales, "conforme a la costumbre y a los deseos de su Alteza Real".



En estos tiempos de pandemia, se recomienda al público que no se acerque a las residencias reales para evitar multitudes que favorezcan el contagio del virus, y que hagan más bien donaciones a asociaciones.



La familia real británica abrió además un libro de condolencias online para quienes quieran rendir homenaje al duque de Edimburgo.