Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires, NAAxel Kicillof, gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Foto: NA.

El imparable avance de la segunda ola de coronavirus en la Argentina amerita movidas rápidas y, muchas veces, antipáticas, con el objetivo de ponerle freno a los casos de contagio. Con este marco, el gobernador bonaerense Axel Kicillof ha planteado claramente su posición ante el presidente Alberto Fernández.

 

Kicillof propone un cierre total durante 15 días con la idea de bajar el ritmo de contagios, una decisión que ayudaría a controlar la segunda ola pero golpearía aún más la economía del país.

 

El gobernador bonaerense lo propuso hace 10 días, pero el Gobierno nacional se negó. Kicillof volvió a insistir elfin de semana y esta vez la postura de la Casa Rosada cambió. Si bien en el Ejecutivo no estarían de acuerdo con un cierre total de las actividades, se inclinarían por clausurar de forma absoluta la actividad recreativa.

 

Noticias relacionadas

El jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, ha rechazado de plano la propuesta que entiende que no están dadas las condiciones económicas, sociales ni psicológicas para llevar adelante una medida similar a la impuesta en marzo de 2020, en el inicio de la pandemia.

 

Así, la Ciudad acusa a la Provincia de no realizar ningún tipo de control sobre los restaurantes y bares para verificar que se cumplan las restricciones horarias ni la reducción del 30% de los comensales. “No pidan más cierres cuando no controlan”, se escuchó decir en los encuentros oficiales.

 

Desde el entorno mismo de Kicillof remarcan que un cierre total es la única forma de bajar considerablemente los casos. Sus colaboradores más estrechos, el ministro de Salud bonaerense Daniel Gollan; el viceministro de esa cartera Nicolás Kreplak y el jefe de Gabinete Carlos Bianco, reiteran esta posición en cada reunión con autoridades nacionales y porteñas.