Agustín Vernice - Canojate - Juegos Olímpicos Tokio 2020Agustín Vernice.

El canotaje es un deporte con mucha tradición en nuestro país pero nunca pudo conseguir una medalla en un Juego Olímpico, algo casi habitual en los diferentes Panamericanos o Sudamericanos.

 

En Tokio 2020, la esperanza nacional recae en Agustín Vernice, quien, en la modalidad K1 1000, buscará tocar la gloria en una competencia de velocidad en la que un segundo podría ser decisivo.

Agustín Vernice - Canojate - Juegos Olímpicos Tokio 2020

Sin embargo, su clasificación no fue sencilla: el representante argentino debió esperar la redistribución de plazas para asegurarse su boleto a Tokio. Lo consiguió luego de terminar noveno en una Copa del Mundo y, como los primeros ya tenían pasaje asegurado, se subió al avión directo al sueño olímpico.

 

Noticias relacionadas

En diálogo con Diario 26, el palista bonaerense comenta lo que fue la espera de cara al gran evento del deporte: “Esta situación es nueva para todo el mundo y creo que cada uno lo resuelve a su manera. Yo, desde el día uno que comenzó la pandemia, se suspendieron las competencias y los entrenamientos se complicaron, traté de concentrarme en el trabajo diario, en dar lo máximo de mí en el día a día, en ser optimista y no sobrecargarme de información. Eso me permitió seguir enfocado en la tarea y estar preparado ante cualquier panorama que se presente. Ahora que falta poco y que la cuenta regresiva comenzó, crece la motivación. Es mucho más fácil levantarse a entrenar cuando falta poco porque queres aprovechar cada entrenamiento para llegar de la mejor forma”.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Agustín (@agustin_vernice)

El único clasificado argentino en canotaje no siente presión sobre sus hombros y se enfoca en disfrutar de Tokio 2020: “No pienso demasiado si soy o no la esperanza del remo argentino. Trato de abstraerme y concentrarme en lo que tengo que hacer. No competí nunca en un Juego Olímpico. El hecho que de que sean cada cuatro años y que la cantidad de plazas sea tan limitada, hace que se vuelva un evento muy especial y no querés fallar en el momento que te toca competir. Pero trato de manejarlo como manejé siempre las competencias, hacerlo con tranquilidad y disfrutarlo. Es una oportunidad y creo que es la mejor manera de darlo todo, cuando lo hago relajado y con soltura, las cosas salen mucho mejor.

 

Luego de atravesar el COVID-19 y con un 2020 con muchas complicaciones para entrenar, el doble medallista de oro en Lima 2019 analiza la importancia de las competencias previas a la gran cita en la capital de Japón: “Creo que la Copa del Mundo de Hungría va a ser una gran medida para ver dónde estamos parados. En caso de que estemos bien, va a ser una manera de saber que vamos por el camino correcto y, si hay que corregir algo, el objetivo es identificarlo y llegar de la mejor manera a la recta final a los Juegos Olímpicos. Probablemente haya cosas que mejorar porque eso sucede siempre pero también es una forma de entrar en ritmo y competir a nivel internacional, que también va a ser súper importante, no sólo en la parte metodológica sino también en la parte psicológica y física”.

Agustín Vernice - Canojate - Juegos Olímpicos Tokio 2020

Luego de convertirse en el primer argentino en la historia en consagrarse campeón mundial Sub 23, el palista de 25 años no se conforma: “Mis expectativas son dar lo mejor de mí y tratar de competir de igual a igual con todos y pelear por todo. El hecho de que sea mi primer Juego Olímpico no quiero que me condicione y quiero hacerlo con total soltura. En los últimos campeonatos mundiales, en dos de ellos fui finalista mundial, así que el primer objetivo es estar dentro de los 8 mejores. Si logro eso, pelear por una medalla sería muy factible”.

 

Para cerrar una charla que, si no fuera por la pandemia, podría haber sido a la ribera de algún río, Vernice detalla lo que siente al competir con la celeste y blanca en el pecho: “La verdad que siento un orgullo tremendo, no hay otras palabras. Lo disfruto y me siento muy afortunado de poder hacerlo”.

Por Matías Greisert

Tw: @MatiasGreisert