Juan Román Riquelme y su hijo Agustín en La BomboneraJuan Román Riquelme y su hijo Agustín en La Bombonera

El vicepresidente de Boca, Juan Román Riquelme y su hijo Agustín se negaron a declarar en la causa que investiga el incumplimiento de los protocolos sanitarios durante el último Superclásico debido a que el joven asistió al palco de la "Bombonera" tras regresar de su viaje de egresados en Cancún, México, pese a que tenía que permanecer en cuarentena.

 

La audiencia se llevó a cabo por videoconferencia este miércoles y tanto el ex enganche como su hijo se negaron a declarar ante la Fiscalía especializada en Eventos Masivos de la Ciudad, a cargo de la fiscal Celsa Ramírez, mientras que presentarán un descargo por escrito en los próximos cinco días hábiles.

 

En la causa, Riquelme está acusado por el presunto incumplimiento de los artículos 202 y 205 del Código Penal, los cuales están relacionados con actos y desobediencias que propicien la propagación de la pandemia.

 

Noticias relacionadas

Pero además, por el cargo que ocupa en la institución, Riquelme deberá explicar por qué omitió recaudos de seguridad para un espectáculo deportivo, por lo que podría ser sancionado con el pago de una multa de 100 mil pesos, la imposibilidad de asistir a un estadio durante entre dos y seis meses, o un arresto de sesenta días.

 

El hijo del ídolo boquense compartió el palco de la "Bombonera" junto a su padre y a otros ex jugadores e integrantes del Consejo del Fútbol cuando debía permanecer en cuarentena tras haber llegado desde Cancún, de acuerdo a las normas vigentes dentro del ámbito porteño, aunque él reside en la localidad de Don Torcuato.

 

Lo que provocó revuelo es que en el vuelo que regresó el hijo de Riquelme, quien ya había tenido el virus, se detectaron 44 casos positivos.

 

De acuerdo con las disposiciones del Ministerio de Salud, se debe entrar con un PCR negativo de las 72 horas previas hecho en el lugar de origen, salvo que se haya tenido Covid-19 en los últimos 90 días y se pueda comprobar mediante los estudios correspondientes, como sería el caso de Agustín Riquelme.

 

A pesar de ello, el hijo del ahora dirigente boquense debía hacer el aislamiento preventivo por provenir de una zona de contagios, por lo que está acusado de violar el artículo 205 del Código Penal y podría recibir una pena de prisión de seis meses a dos años.