El sátiro de la braguetaLa joven denunció al hombre de 60 años que se le insinuó sexualmente.

"El sátiro de la bragueta" fue denunciado por la dueña de una fiambrería en Bahía Blanca, llevaron a que más víctimas se acercaran a la Comisaría para sumar casos al expediente abierto este lunes contra el sujeto de 60 años, a quien acusan de exhibicionismo y acoso sexual.

 

El presunto acosador fue identificado como Jorge Luis Ramos. Milagros, de 22 años, una de sus víctimas a quien -aseguró- el sátiro la encerró con llave en un comercio que él atendía para acosarla en junio de 2018. “Ese día justo el colectivo me dejó afuera de en una forrajería que él tenía en Brandsen al 700, entonces entré y pregunté allí por el precio de alimentos para mi perro”, explicó la joven. Pero luego la situación se convirtió en una pesadilla: “Me preguntó cómo me llamaba, me dijo que tenía lindo nombre, y después cuando me voy acercando a la puerta, me dice si me gustaba tener relaciones, si tenía novio, si me gustaba practicar sexo oral”.

 

Para ese momento, la única salida del local estaba cerrada con llave. “Le dije que eso no tenía por qué respondérselo. Me insistió dos o tres veces que si quería tomarme un mate. Ahí ya me di cuenta de que la puerta estaba cerrada con llave. Ahí fue cuando me insistió dos o tres veces si le podía dar un beso antes de irme. Fue terrible”, relató.

 

Noticias relacionadas

La joven radicó la denuncia: “Entré toda nerviosa a la comisaría. Miro, y ese tipo estaba ahí, lo tenía al lado porque iba a denunciarme a mí. Dijo que tenía un primo en la Comisaría de la Mujer. Al final, me llamó la policía después de un año para decirme que la causa la iban a archivar”.

 

“Luego de que publiqué todo lo que pasó en mi Facebook, varias chicas me escribieron en su momento. Me dijeron que tenían que pasar por esa calle, y que él siempre les decía cosas, las invitaba a pasar a tomar un café, un mate. Las acosaba”, explicó la víctima.

El sátiro de la braguetaEl abusador tiene 60 años y la justicia ya lo investiga.

Y aseguró: “Una chica me pasó una publicación de 2017 que alertaba de no pasar por esa calle que había un acosador, pero ya no tiene esa forrajería en calle Brandsen”.

 

Tras conocerse el caso de Verónica, la dueña de una fiambrería que denunció a Ramos por haberse presentado dos veces en su comercio con la bragueta abierta y exhibiéndole dos veces el pene, Milagros apoyó a la mujer.