Coronavirus en Chile, REUTERSCoronavirus en Chile, REUTERS

El Gobierno chileno informó que el país registró su segunda jornada con más personas fallecidas en lo que va de la pandemia con 218 decesos, cifra solo superada por las 231 muertes del 13 de junio del año pasado, un dato más que confirma el grave estado epidemiológico que transita el país vecino.

 

Estos 218 fallecidos se suman a los 7.357 nuevos contagios de las últimas 24 horas, lo que elevó el total a 24.776 y 1.101.698, respectivamente. Además, existen 43.229 casos activos.

 

Según el parte diario, la Región Metropolitana, principal foco de infección nacional, reportó un 10% de tasa de positividad en los exámenes PCR realizados en 24 horas (70.821), una tasa más alta que en el resto del país, donde el promedio fue de 9,74%.

 

Noticias relacionadas

Una de las cifras que más preocupa al Gobierno es la ocupación de las terapias intensivas: hoy solo quedaban 214 camas en todo el país.

 

Además, alarma que, a diferencia de la primera ola el año pasado, hoy en Chile hay más internados en unidades de cuidados intensivos menores de 40 años que mayores de 70, reveló el diario El Mercurio.

 

Según el medio, los internados en terapias intensivas menores de 40 años han aumentado en un 292% en los últimos dos meses, pasando de 115 personas a 451.

 

Los internados mayores de 70 años son 362 personas, reportando una baja del 20% en los últimos dos meses, cuando tenían 452 casos.

 

En el caso de los pacientes entre 40 a 49 años, aumentó su ingreso a terapia en 320% en los últimos dos meses, y en el caso de los 50 a 59 años, subió un 183%.

 

Para Jeannete Dabanch, infectóloga del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, “la pérdida de la percepción de riesgo, la vuelta al trabajo presencial luego del verano, una menor adherencia a las medidas de precaución y la circulación de nuevas variantes más agresivas son algunos de los factores que pueden explicar el incremento entre los más jóvenes”.

 

Un balance más positivo, en cambio, es el de la campaña de vacunación.

 

El país, que comenzó a inocular en diciembre, ya administró al menos una dosis a 7,6 millones personas, el 50% de la población objetivo identificada por el Gobierno. El 32,7% de ese mismo sector, 5,1 millones de personas, ya recibió las dos dosis.

 

Pero ni siquiera la vacunación resta preocupación por las nuevas variantes del coronavirus.

 

La subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, confirmó que detectaron a una chilena contagiada con la variante sudafricana a su llegada al país desde Estados Unidos, país con más casos de coronavirus del mundo.

 

Y el ministro de Salud, Enrique Paris, anunció que "formó un grupo de trabajo con ministros de Salud del Cono Sur para compartir experiencias y estrategias para enfrentar la pandemia".

 

La ex secretaria regional del Ministerio de Salud de la Región Metropolitana, Rosa Oyarce, fue aún más lejos y advirtió que, por el nivel de contagios, ya podría existir una “variante chilena” del coronavirus.

 

“Por supuesto, yo creo que ya existe” dijo y explicó que “cuando las personas se empiezan a vacunar, los virus empiezan a mutar rápidamente para poder, obviamente, actuar”.

 

“Ellos (los virus) también están siendo atacados, por lo tanto buscan una estrategia, ¿cuál?, la mutación, y esa mutación es la que ahora obviamente está ocurriendo en Europa, en todas partes del mundo”, explicó Oyarce a Radio Bio Bio.

 

Oyarce manifestó que hoy en día en Chile “con los datos que tenemos todo dice que todavía vamos subiendo y puede aún subir más porque son más los contagiados”.

 

Sin embargo, también aclaró que en el mediano plazo la curva de la pandemia puede bajar por la campaña de vacunación masiva.

 

Chile es el sexto país de América Latina con más casos confirmados de coronavirus, según datos de la Organización Mundial de la Salud.