Vino MalbecMalbec.

La décima primera edición del Día Mundial del Malbec, la cepa insignia de la vitivinicultura argentina, se celebra mañana en un contexto de crecimiento en la producción y la comercialización, tanto en el mercado interno como externo.

 

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, destacó "el logro del sector vitivinícola, que supo trabajar en conjunto para posicionar las ventas en el mercado interno y externo".

 

"La cantidad de hectáreas de Malbec en todo el país aumentó 43,7% en el período 2011-2020; es la variedad que más se comercializa dentro y fuera del país, con casi 55% de participación en las ventas de vinos varietales totales", explicó Basterra.

 

Noticias relacionadas

Por su parte, el presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), Martín Hinojosa, afirmó que "el Malbec indudablemente fue una apuesta del sector vitivinícola que superó las expectativas y lejos estuvo de ser una moda; el Malbec nos abrió las puertas".

Vino tinto 

"El sostenimiento en el tiempo claramente se logró por un trabajo y esfuerzo mancomunado entre el sector privado y público; toda la cadena vitivinícola es parte de este logro, desde el productor, bodegas y distribuidores", manifestó Hinojosa.

 

Sebastián Zuccardi de la Familia Zuccardi le dijo a Infobae que “el Malbec está fuertemente vinculado al entorno, porque el vino es lugar, es gente, es el clima, y la cepa no es un factor menor. El Malbec es el mejor vehículo para expresar nuestros lugares, pero esto no fue fruto de un plan de marketing, sino que pasó en el lugar. Generaciones y generaciones de viticultores replantándola y mejorándola, la expandieron, pero esa gente no miraba al mercado porque el vino cumplía otro rol. Por eso ese Malbec antiguo es muy seleccionado y mejorado”.

 

El enólogo de Luigi Bosca, Pablo Cúneo, agrega que “el Malbec se luce más en los vinos de alta gama, en un punto de madurez donde no tenga gustos vegetales, pero tampoco sobre-maduros. Una madurez completa donde se puedan descubrir los perfiles de fruta roja, negra y especias típicos de la variedad, con un buen graso, dulzura y equilibrio jugoso en boca. Creo que en ese perfil el Malbec se luce y destaca del resto de las grandes variedades del mundo”. Daniel Pi (Head Winemaker Grupo Peñaflor), uno de los máximos responsables de la fama del Malbec, sostiene que “el Malbec de Alta Gama ha cambiado su perfil, pasó de ser un varietal-marca a estar más asociado al varietal-sitio o terruño, algo que no existía hace unos 5/10 años”.

 

En ese sentido, el enólogo Roberto de la Mota consideró que "el Malbec tiene atributos que lo hacen muy interesante y que tenga mucho futuro en la Argentina; un futuro promisorio porque estamos haciendo vinos cada vez más interesantes, distintivos y el mercado sigue siendo muy receptivo al cepaje".

 

En una charla organizada por Bodegas de Argentina, de la que participó Télam, su par Martín Kaiser destacó el trabajo que está haciendo la industria para entender la identidad de cada lugar" y planteó la necesidad de "lograr mejorar la competitividad vitícola".

 

Por su parte, la enóloga Julia Halupczok afirmó que el futuro sigue siendo el Malbec, nuestra marca" y consideró importante "no perder de vista el mercado y trabajar muy bien en la comunicación".

 

Por último, Hugo Cabrini, pidió "ir reinventándonos, mantener y ganar más mercados" ante la aparición de Malbec de otros países, y destacó el potencial del varietal que "sigue traccionando en exportaciones y mercado interno".

 

Oriundo de la región de Burdeos (Francia), el Malbec es la variedad emblemática de la producción vitivinícola argentina, donde el cepaje muestra particularidades distintas a su lugar de origen, por diferencias en clima y suelo, manejo del viñedo y métodos de elaboración.

 

El Día Mundial del Malbec se estableció el 17 de abril en recuerdo de ese día de 1853 en que se presentó ante la Legislatura Provincial de Mendoza el proyecto para fundar una Quinta Normal y una Escuela de Agricultura, encomendado al ingeniero agrónomo francés Michel Aimé Pouget quien introdujo varias cepas europeas, entre ellas el Malbec.

 

La superficie plantada con Malbec en la Argentina varió a lo largo de los años; en los 60 llegó a las 58.577 ha, 22,5% del total de vid en el país; luego, comenzó una rápida disminución de esta variedad, al ser sustituida por otras más productivas, y se erradicó 83% de la superficie de Malbec hasta 1995, año en que llegó a su punto más bajo de superficie cultivada con 9.746 ha; posteriormente comenzó a resurgir y las plantaciones fueron en aumento recuperando su presencia en el país.

 

Presente en todas las provincias vitivinícolas de Argentina, el Malbec registró en 2020 un total de 45.657 ha cultivadas, 21,3% del total de vid del país; tras aumentar 43,7% en el período 2011-2020.

 

Esta tendencia de aumento de la superficie de Malbec se mantiene desde hace varios años, como la producción, que en 2020 en el país fue de 3.721.290 quintales.

Vino Malbec 

Asimismo, es la variedad que más se comercializa dentro y fuera del país, con una participación de 48,3% en las ventas de varietales del mercado interno y de 61,4% en las ventas de varietales en el mercado externo.

 

En el mercado interno, las ventas de vinos Malbec mostraron en 2020 un incremento de 118,5% respecto a 2011 y de 26,4% en el último año.

 

Durante 2020 las exportaciones de vinos varietales elaborados con la variedad Malbec alcanzaron un total de 1.582.360 hl, por un valor FOB de US$ 486,6 millones, con un crecimiento de 57,4% en volumen y 19,9% en valor con respecto a 2011; con el Reino Unido como principal destino, seguido por EEUU, Brasil, Canadá, Alemania y Colombia.

 

"El productor argentino entendió al mercado y se reconvirtió a nuestra cepa que nos representa en el mundo; debemos seguir aprendiendo del mercado y entender que el Malbec es más que una variedad de uva: es nuestra identidad. A partir de su grandeza podremos reconvertirnos a un país tierra del Malbec, el mejor vino del mundo", afirmaron desde la cartera agropecuaria.