Negocio verde, foto ilustrativa para nota de opinión.

*Por Ezequiel Kesel

Los mismos bancos globales que crearon la crisis financiera en 2008 están preparando el modelo mundial de empresas verdes.

La elite mundial está dirigiendo cientos de miles de millones de dólares en inversiones a sus manos y separando a las empresas que "despertaron" y se unieron a la nueva economía verde, lejos de las que "no despertaron" como las empresas de petróleo y gas o del carbón.

 

La economía verde, el cual también podríamos catalogar como “el chamuyo verde” es la nueva normalidad que las compañías deberán aceptar o perecer en su resistencia contra este.

 

Noticias relacionadas

Los banqueros y los fondos de inversión gigantes, como el fondo BlackRock, crearon una nueva infraestructura de inversión que elige a los "ganadores" y "perdedores" para recibir inversiones. Los inversionistas comprueban esto con la nueva medida de valor ESG:

 

ESG es la sigla de “Environment, Social factor and Governance”, ósea medio ambiente, factor social y gobernanza.

 

Se espera que estos criterios sean tomados en cuenta por todas las compañías en el mundo antes de empezar a fabricar sus productos… o por lo menos que los tengan en cuenta para su campaña de marketing.

 

Las mega multinacionales, desde su agrupación la “Business Roundtable”, buscan calificar al resto de empresas dependiendo que tan comprometidos están con la agenda del cambio climático, que tanta diversidad racial y sexual hay en sus oficinas o si tomaron medidas para reducir su huella de carbono poniendo fuentes de energía “sostenibles”.

 

El exgobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, quien ahora está en el centro de la reorganización de las finanzas mundiales para respaldar la Agenda climática 2030, dio una explicación sobre estos preceptos globales para las empresas:

 

“Para lograr llegar a los niveles de Co2 a neta cero, necesitamos una transición económica completa: cada empresa, cada banco, cada aseguradora e inversionista tendrá que ajustar sus modelos comerciales, desarrollar planes creíbles para la transición e implementarlos. Para las firmas financieras, eso significa revisar más que las emisiones generadas por su propia actividad comercial”.

 

Entonces los grandes fondos de inversión terminan convirtiéndose en reguladores mundiales que esperan que cada empresa les dé un PDF detallando como va a ser su aporte a las nuevas e ineficientes máquinas de energía sustentable.

 

Y como no puede ser de otra forma, los reguladores son gente que trabaja con el gas y petróleo como Michael Bloomberg, Larry Fink o los Rockefeller.

 

¿Sera que lo que realmente quieren hacer es destruir toda competencia a base de estas regulaciones mientras ellos están exentos y se mueven a convertirse en monopolios mundiales?

 

Y para expandir más el tema, las organizaciones monetarias internacionales como el banco mundial y el FMI tienen un plan climático también.

 

Según el portal de noticias Reuters: El FMI y el Banco Mundial planean lanzar una plataforma para asesorar a los países pobres sobre la financiación de actividades climáticas, que podría vincular dicho gasto con el alivio de la deuda.

Ósea que el FMI y el Banco Mundial imponen los confinamientos bajo excusa de la pandemia para destruir tu económica y sociedad, según declaró el presidente de Bielorrusia. Y luego te reconstruyen tu país como ellos quieren.

 

La realidad de todo el negocio climático tiene que ver con una redistribución de facto de la riqueza mundial. Los grandes magnates siguen contaminando mientras disfrazan sus acciones con lindo envoltorio verde que les da millones en ganancia con el modelo ineficiente de la energía verde.

 

Como pudimos ver en Texas y Alemania el mes pasado con las nevadas extremas que tuvieron: todo su sistema energético renovable quedo congelado dejando a millones sin luz ni electricidad. La fragilidad de los sistemas de energías renovables causó la muerte de cientos de personas en Texas y Alemania, pero mientras la ganancia siga existiendo, entonces poco le importara a los dueños de estas empresas.

 

Porque, como dijo el Presidente Fernández con tono autoritario: “el desarrollo del futuro será verde… o no va a ser”.

 

*Investigador, analista internacional.

Conductor del programa “Amos del Mundo” en la plataforma YouTube.

youtube.com/c/amosdelmundo.

amosdelmundo@protonmail.com