Sistema inmunológico, foto genérica. *Por el Dr. Néstor Lentini

Los consumidores reconocen cada vez más el papel que desempeña la alimentación en su bienestar, dedicando más tiempo a cocinar y preparar sus propias comidas. De acuerdo con cifras de Euromonitor (empresa de investigación de mercado con sede en Londres) de 2020, el 50% de las personas cocina más en casa y el 25% aumentó su ingesta de frutas y verduras con el fin de fortalecer el sistema inmune. Recordemos que los nutrientes poseen un potencial beneficio sobre la inmunidad: vitaminas, minerales, algunos tipos de grasas y los prebióticos, entre otros, son fundamentales para el adecuado funcionamiento del cuerpo.

 

Para favorecer el fortalecimiento de nuestro sistema inmune sugerimos tener en cuenta los siguientes consejos:

 

Consumir alimentos coloridos: La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda incluir en la alimentación por lo menos 5 porciones (400g) de frutas y vegetales de diversos colores diariamente. Sin embargo, los estudios demuestran que la mayoría de las personas no lo hace, lo cual significa que hay una diferencia entre lo que se ingiere y lo que el cuerpo necesita.

 

Noticias relacionadas

Ingerir vitaminas: la vitamina D, que se obtiene mayormente a partir de exponerse unos minutos al sol diariamente, ayuda a fortalecer los huesos, mantener el corazón sano y proteger el sistema inmune. Siempre es importante recordar la utilización de protección solar adecuada. En cuanto a los alimentos que la contienen, los champiñones, el salmón y la yema de huevo son fuente de vitamina D.

 

Por su parte, la vitamina C aporta protección a las células, aumenta la producción de glóbulos blancos, equilibra el sistema inmunológico, genera la producción de colágeno, favorece la absorción del hierro en el intestino delgado y promueve la formación de neurotransmisores y hormonas. La cereza acerola es la fruta que mayor cantidad de vitamina C contiene. Adicionalmente, esta vitamina está presente en cítricos y algunas verduras como los tomates y los morrones.

 

No olvidar los minerales: por ejemplo, el kiwi, tomate, limón, brócoli o naranja ayudan a mejorar la absorción del hierro, indispensable para transportar oxígeno a las células. Mientras que las legumbres y algunas frutas como la ciruela o las pasas de uva son una excelente fuente de cobre que ayuda al sistema óseo y funciona también como antioxidante y antiinflamatorio.

 

A quienes no llegan a incluir en su alimentación la cantidad de frutas y verduras necesarias, se les suele recomendar el uso de suplementos vitamínicos como parte de una dieta sana para ayudar a alcanzar la nutrición óptima y poder llenar los vacíos nutricionales que no se satisfacen solo con la alimentación. Los suplementos alimenticios y de origen vegetal pueden ayudar a conseguir los fitonutrientes que más necesitamos.

 

Realizar actividad física: El movimiento constante ayuda no solo a eliminar toxinas, sino también a fortalecer los pulmones y músculos; ganar resistencia, activar el sistema cardiovascular, fortalecer el sistema inmune y lograr una buena salud mental y emocional.

 

Un factor fundamental y muchas veces descuidado es el descanso. Dormir bien es esencial para mantenernos sanos, ya que no tener suficientes horas de sueño puede debilitar las defensas. El consumo de vitamina B12, es importante para ayudar al ritmo del sueño, a mantener sanas las neuronas y los glóbulos sanguíneos. Esta vitamina se puede encontrar en el pescado, carne, aves, huevos, leche y productos lácteos en general.

 

La importancia de los probióticos: Aproximadamente un 70% del sistema inmunológico se encuentra en el intestino, así que cuidarlo es esencial para mantenerse saludable. Consumir probióticos ayuda a alimentar y cuidar las bacterias necesarias del intestino. La forma más sencilla de incorporarlos es a través del yogur.

 

Con los nutrientes necesarios y buenos hábitos en la rutina diaria se puede fortalecer el cuerpo y reaccionar de mejor manera en el momento de enfrentar cualquier virus o enfermedad.

 

*Médico especialista en medicina deportiva y asesor de Nutrilite

MN: 44.271 MP: 33.627

Médico recibido de Universidad de Buenos Aires.