Kim Jong Un, REUTERSKim Jong-un, líder de Corea del Norte, Reuters.

El Ministerio de Exteriores de Corea del Norte consideró que Estados Unidos tiene la intención de mantener una política "hostil" hacia ese país asiático, luego del reciente discurso del presidente Joe Biden y la revisión de sus políticas, así como también los comentarios de la Administración del mandatario demócrata sobre los derechos humanos.

 

Un portavoz ministerial acusó a EEUU de insultar la dignidad del líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un, con sus críticas sobre la situación de los derechos humanos en la nación y aseveró que Pionyang no lo dejará sin respuesta, según difundió la Agencia Telegráfica Central de Corea (KCNA).

 

"Ya hemos dejado claro que contrarrestaremos de forma más rotunda a quien atente contra la dignidad de nuestro mando supremo, que es más valioso que nuestras vidas y que es lo más sagrado para nosotros", remarcó el vocero. Según medios internacionales, en otro comunicado al respecto, el director general del Departamento de Asuntos del Ministerio de Exteriores norcoreano, Kwon Jong-gun, citó el primer discurso político de Biden ante el Congreso, y subrayó que Pionyang no puede "tolerar" el hecho de que el mandatario estadounidense los trate como una "amenaza severa" para la seguridad del país norteamericano y el resto del mundo.

 

Biden afirmó que los programas nucleares de Corea del Norte e Irán plantean amenazas que se abordarían mediante "la diplomacia y la disuasión severa". Según Kwon Jong-gun, este enfoque es "un gran error" y "una intromisión en el derecho de autodefensa" de Corea del Norte, que vive "un chantaje nuclear constante" de parte de Washington.

 

"Si EEUU se empeña en tratar las relaciones norcoreano- estadounidenses aferrándose todavía a la anticuada política desde la perspectiva y el punto de vista de la Guerra Fría, se enfrentará en un futuro no lejano a una crisis que irá de mal en peor y estará fuera de control", señaló el alto funcionario del país asiático.

 

"Ahora que se han esclarecido los puntos clave de la nueva política de EEUU sobre Corea del Norte, nos vemos obligados a tomar las medidas correspondientes y EEUU se sumergirá en una situación muy severa con el tiempo", concluyó.

 

En el marco de la política revisada de Washington hacia Pionyang, Biden apuntó a un nuevo enfoque para presionar a Corea del Norte para que abandone las armas nucleares y los misiles balísticos, señalando que hará uso de la diplomacia pero tampoco buscará un gran acuerdo con Kim Jong-un.

Noticias relacionadas

Joe Biden
Kim Jong-Un
Estados Unidos
Corea del Norte