La monja japonesa Kumiko Kosaka es la única imputada que llega al juicio con prisión preventiva domiciliaria. La monja japonesa Kumiko Kosaka es la única imputada.

El caso del Próvolo en Mendoza conmovió a todo el país, cuando se dieron a conocer los testimonios de las personas abusadas. Hoy comienza el segundo juicio con nueve imputadas por los abusos sexuales contra chicos hipoacúsicos. La justicia convocó a que sea de manera semipresencial.

 

Es el segundo juicio, luego de que, a fines de noviembre de 2019, el sacerdote Horacio Hugo Corbacho fue condenado a 45 años de cárcel, el cura italiano Nicola Corradi, de 83 años, recibió una pena de 42 años y el exempleado Armando Gómez, 18 años.

 

En relación a este nuevo juicio unifica tres causas y son nueve las personas imputadas por delitos que van desde el abuso sexual agravado y corrupción de menores a la participación por omisión.

 

Noticias relacionadas

Los familiares esperan que las condenas “estén a la altura de las circunstancias”. “Queremos que las imputadas vayan presas porque todas ellas, por acción u omisión, permitieron que nuestros familiares atravesaran el horror y posibilitaron que los abusos, torturas e indescriptibles aberraciones se cometieran”.

 

¿Quiénes son las imputadas?

La monja japonesa Kumiko Kosaka: acusada por los delitos de abuso sexual agravado, corrupción de menores y partícipe primaria por omisión, es la única imputada que llega al juicio con prisión preventiva domiciliaria, mientras que el resto está en libertad.

 

La monja Asunción Martínez, la representante legal Graciela Pascual, las exdirectoras Gladys Pinacca, Valeska Quintana, Cristina Leguiza y Laura Gaetán, la psicóloga Cecilia Raffo y la cocinera Noemí Paz, acusadas como partícipes necesarias y/o secundarias por omisión.

 

Esta previsto que el juicio inicie este lunes a las 08:00 y en total, solo podrán estar presentes 25 personas dentro de la sala 4 del fuero penal colegiado, debido a las restricciones por la pandemia. Familiares e integrantes del colectivo se reunirán en las puertas a esa hora para reclamar que se haga justicia.