Padres de Madeleine McCannPadres de Madeleine McCann con una imagen digital actualizada de la niña.

Los padres de "Maddie", Kate y Gerry McCann aún creen poder encontrarla y saber qué pasó con su hija. Hace 14 años sucedió la desaparición de la pequeña en Portugal, país en el que estaban de vacaciones, las posibilidades de que esté viva son escasas, pero ellos siguieron adelante e insistieron con el caso logró que en los últimos meses la causa se moviera.

 

La investigación privada gira en torno a un único sospechoso, Christian Brüeckner, un pedófilo que está detenido condenado por violación y que fue acusado de varios ataques sexuales. Brüeckner tiene un violento pasado criminal. Nació en 1976, en Würzburg, Alemania. En su adolescencia fue arrestado por varios robos hasta que en 1994 cometió el primer ataque: fue condenado a dos años de cárcel por abusar sexualmente de un nene.

 

El sospechoso se fue a vivir a los balnearios de Lagos y Praia da Luz, en Portugal. Este último, la zona en la que desapareció Madeleine McCann. Brüeckner se involucró con el tráfico de drogas y comenzó una espiral de violencia que no paró. En 2005 irrumpió en un departamento y violó a una turista de 72 años. A la mujer la torturó, además de atacarla sexualmente. Recién en agosto de 2019 lo condenaron por este crimen.

 

Noticias relacionadas

Un amigo de la familia de la pequeña que ya cumpliría 18 años dijo l diario The Mirror: “Cada aniversario es duro porque trae todos los recuerdos de la noche en la que fue secuestrada. Pero este año es diferente porque Madeleine estaría llegando a la edad adulta. Es un momento importante en la vida de todos los niños: que Kate y Gerry no estén con ella en una ocasión tan trascendental es desgarrador“.

 

INVESTIGACIÓN

Los investigadores comprobaron que el sospechoso en 2007 se mudó a una casa rodante a la que vincularon a la desaparición de la nena. Eso fue en abril, un mes antes de que a Madeleine la secuestraran de la cama del hotel donde estaba cerca de las 22.00. Se certificó que el teléfono celular de Brüeckner estaba en la zona.

 

Cuando en junio de 2020 el caso volvió a cobrar importancia, la fiscalía aseguró tener “pruebas o hechos concretos” para considerar que la niña falleció pero no dispone de “pruebas médico-legales”, como por ejemplo restos de su cuerpo.