Juan Carlos de Pablo - economistaJuan Carlos de Pablo

Juan Carlos de Pablo criticó la gestión política y económica de la pandemia y consideró que ni Alberto Fernández ni el ministro Martín Guzmán están a la altura del desafío que plantea la segunda ola de coronavirus.

 

"Tenemos los indicadores sanitarios en niveles preocupantes, un presidente evaporado en un país presidencialista y personalista, y un equipo económico que no está a la altura de las circunstancias", cuestionó.

 

"¿Quién manda? Es muy difícil para un ministro del gabinete buscar guías políticas parar orientar su acción. Siempre hay ideas distintas en los equipos económicos, pero si vos no tenés a cargo a uno que diga 'yo soy el último que está a cargo, así que las cosas se hacen de esta manera', entonces sucede que lo que está sucediendo", siguió en diálogo con el canal LN+.

 

Noticias relacionadas

En el marco de la entrevista, apuntó también a la gestión de la secretaria de Comercio Interior, Paula Español: "El negocio del empresario está en abastecer, no en desabastecer. Cuando vos sacás resoluciones intimando a que aumenten la producción, eso no es serio".

 

Más adelante, el economista destacó la cada vez mayor presión tributaria y la poca eficiencia del gasto público: "A la Argentina hay que dividirla en el sector público, la porción del sector privado que vive del resto del sector privado a través del sector público, y los que no tenemos más remedio que aguantar a todos los demás pagando impuestos".

 

"El Estado es gigantesco y en términos de servicios devuelve poco y nada", dijo De Pablo a la vez que solicitó más oxígeno para el sector productivo.

 

Para ello, apeló al ejemplo de La Salada: "La Salada desde el punto de vista sanitario deja mucho que desear, pero desde el punto de vista de la vivencia es un canto a la vida; es el tipo que se levanta todos los días y sale a pelearla como puede sin esperar que un funcionario le diga algo. El presidente de la Nación se emociona cada vez que habla del Conicet y de la UBA, pero si no fuera por el sector privado, el PBI hubiera caído mucho más", finalizó.