Caitlin junto a Adam, pareja australianaAdam y Caitlin Graveley

Una joven pareja australiana fue diagnosticada con un cáncer terminal con poco tiempo de diferencia y ahora piden ayuda porque temen por lo que les pueda pasar a sus hijas cuando ellos ya no esten. La historia conmueve al mundo, por lo que en las últimas semanas se inició en redes sociales una colecta para asistirlos.

 

Adam y Caitlin Graveley se conocieron en 2007 en un viaje que él emprendió por Australia. Comenzaron una relación y siete años después se casaron y tuvieron dos hijas que en la actualidad tienen 2 años y 7 meses.

 

Tras el nacimiento de la segunda bebé, en octubre de 2020, la mujer fue diagnosticada con un cáncer de intestino en etapa 4 que se extendió hasta el hígado. Al comienzo, ella pensó que los dolores que tenía se debían a su reciente parto, pero tras ser sometida a una colonoscopia, los médicos confirmaron que se trataba de una enfermedad en estado terminal.

 

Noticias relacionadas

Poco después y cuando aun no habían terminado de asimilar la noticia, en enero de 2021 Adam también fue diagnosticado con un cáncer terminal de páncreas.

 

Actualmente, a Caitlin le extirparon el tumor y recibe quimioterapia para tratar de eliminar la metástasis en su hígado. Su marido, en tanto, comenzó un tratamiento experimental extremadamente agresivo. Pero ellos contaron su historia para que la misma sirva para concientizar sobre los cánceres agresivos que comienzan en los menores de 40 años.

 

Pero hay una preocupación mayor aun, y es que pasará con sus pequeñas cuando ellos ya no esten: “La gente hace paquetes de comida, les cocina y están quienes les ofrecen ayuda con las niñas”, reveló Emma, la hermana de Adam, en declaraciones al Daily Mail.

 

En ese marco, familiares y amigos abrieron una solicitud en la plataforma Justgiving para juntar fondos para la familia. En el sitio, se puede leer el propósito de la colecta: “Adam y Cait ahora no están seguros de lo que les deparará el futuro ni a sus dos hermosas hijas ni a ellos mismos. Por eso, ayúdanos a recaudar algo de dinero para que la madre y las hermanas de Adams viajen a Australia y puedan acompañarlos. Es inconcebible pensar en lo asustados que deben estar mientras luchan por sus vidas”.